Kabul. El Ejército de Estados Unidos reconoció el sábado que causó la muerte de 23 civiles y dejó a otras 12 personas heridas este año durante un ataque por error, luego de confundirlos con una caravana de insurgentes talibanes.

El reporte estadounidense sobre el incidente, que ocurrió en Uruzgan, indicó que los controladores de un avión no pilotado brindaron un "informe impreciso" antes de la redada y los puestos militares locales "no lograron analizar apropiadamente la situación".

"La información de que la caravana podría no haber sido una fuerza enemiga fue ignorada o desestimada por el personal de los UAC (siglas en inglés para nave aérea no pilotada)", sostuvo.

Los talibanes son responsables por la mayoría de las muertes violentas de civiles en el país, pero el tema es delicado para las tropas extranjeras lideradas por Estados Unidos, que con frecuencia son acusadas de usar indiscriminadamente su poderío militar contra la insurgencia, incluso en zonas civiles.

La estrategia de contrainsurgencia de Estados Unidos enfatiza la captura de centros poblados y evitar a toda costa las muertes de civiles.

El reporte estadounidense sobre el incidente de Uruzgan citó faltas operacionales en el entrenamiento, comunicación, toma de decisiones y ofreció recomendaciones para evitar más muertes de civiles.

El gobierno de Afganistán dijo respecto al ataque que 27 civiles perecieron y otros 12 resultaron heridos, entre ellos varios mujeres y niños.