San Francisco. Los estadounidenses duplicaron su uso de los servicios médicos a fines del 2010, pero es probable que en los próximos meses limiten nuevamente sus gastos en atención médica.

Si bien muchos estadounidenses postergaron intervenciones no esenciales y escatimaron en medicamentos en los últimos dos años cuando el desempleo permaneció alto y las tarifas de los seguros médicos aumentaron, parte de esa determinación se flexibilizó en el cuarto trimestre.

Pero el incremento en el gasto fue mayormente estacional. Es más probable que la gente concentre las visitas al médico sobre fin de año una vez que hayan cumplido con el deducible anual de sus seguros, que puede costar cientos de miles de dólares cada año y son reconfigurados el 1 de enero.

La demanda contenida, como así también la leve mejoría en la confianza de los consumidores sobre la economía estadounidense, podrían haber acelerado además el uso de algunos servicios médicos en el último trimestre.

"En este momento estamos viendo una disminución en las visitas a los hospitales y en las prescripciones médicas de modo que no hay razones para creer que las cosas mejorarán en el futuro inmediato", señaló el analista de FAF Advisors, Tim Nelson.

"Este es un fenómeno de segunda mitad, no uno de primera mitad", agregó.

El analista de JPMorgan, Mike Wainstein, dijo que los ingresos de los seguros de salud habían sido escasos recientemente, y si bien el número de procedimientos quirúrgicos había aumentado, las admisiones a hospitales disminuyeron 3%.

"Sería prematuro decir que se sostendrá esta recuperación del cuarto trimestre. La gente asume que el primer trimestre será peor que el cuarto", señaló Wainstein en la conferencia anual de JPMorgan sobre atención médica en San Francisco esta semana.

Una lenta recuperación. Las ventas y ganancias del cuarto trimestre fueron mejores a lo esperado para una larga lista de compañías de salud, algunas de las cuales elevaron sus pronósticos para 2011.

Entre las que esperan contabilizar resultados más fuertes que los esperados están los fabricantes de dispositivos cardiovasculares St. Jude Medical Inc y HeartWare International Inc.

También están los desarrolladores de medicamentos para especialidades menores como Amgen Inc, Allos Therapeutics Inc., Auxilium Pharmaceuticals y Emergent BioSolutions; el fabricante de suministros médicos e implantes ortopédicos Stryker Corp; y el productor de productos oftalmológicos Staar Surgical.

Gary Ellis, director financiero del principal fabricante de dispositivos médicos Medtronic Inc, le dijo a Reuters esta semana que ve signos de que los estadounidenses han estado regresando al doctor.

Otros ejecutivos de la conferencia de JPMorgan predijeron un modesto incremento en el consumo de atención médica para este año, pero muchos pronosticaron que el rebote sería lento y frágil.

El director financiero de Aetna Inc Joseph Zubretsky espera para el 2011 una tendencia levemente mejor que en el 2010.

"Creemos que la economía hizo que el consumidor se escondiera, restringiese sus gastos, y no participase de la actividad comercial, lo que causó una tendencia descendente (…) durante 2010 que no se repetirá en 2011", dijo Zubretsky.

Incluso en diciembre, poco más de la mitad de los estadounidenses postergó la atención médica debido a su costo, según arrojó un estudio mensual de la Fundación Kaiser Family.

Zubretsky considera que la industria ha comenzado un período de "utilización normalizada".

"Ya no sé qué significa normal, pero claramente el punto de inflexión del 2009 fue aberrante y anormal. Y también creemos que la debilidad que la industria experimento en 2010 fue igualmente anormal", apuntó.

El presidente ejecutivo de Community Health Systems Wayne Smith, que opera 126 hospitales en 29 estados, dijo en la conferencia que no esperaba que las admisiones aumentasen mucho en el 2011 respecto de 2010.

Si bien puede que el 2011 sea mejor que 2010, se espera que persista la debilidad en ciertas áreas, como los procedimientos ortopédicos, que son más sensibles para la economía ya que a menudo pueden ser aplazados.

El presidente ejecutivo de Stryker Stephen MacMillan ofreció un panorama prometedor para sus operaciones en 2011, pero reconoció que el crecimiento en el mercado de la médula espinal permanecerá bajo dentro del rango porcentual de un solo dígito.

Por su parte, el presidente ejecutivo de Zimmer Holdings, David Dvorak, no dijo ver grandes cambios en los fundamentos y no esperaba que la demanda de implantes ortopédicos mejore hasta la segunda mitad de 2011 como mínimo.

Para la atención médica en general, "2011 probablemente no luzca materialmente distinto al 2010. Estamos en la dirección correcta, pero será una lenta recuperación", señaló Dvorak.