La contaminación ambiental, desde la polución del aire hasta el agua contaminada, está matando a más personas cada año que todas las guerras y la violencia en el mundo. La contaminación también es más letal que el tabaquismo,el  hambre o los desastres naturales; y más que SIDA, la tuberculosis y la malaria combinadas.

Una de cada seis muertes prematuras en el mundo en 2015 - alrededor de nueve millones - podría atribuirse a la enfermedad por exposición tóxica, según un estudio publicado el jueves en la revista médica "The Lancet".

Los expertos dicen que las 9 millones de muertes prematuras que el estudio encontró fueron sólo una estimación parcial, y que la cantidad de personas muertas por la contaminación es indudablemente más alta y se cuantificará una vez que se realicen más investigaciones y se desarrollen nuevos métodos para evaluar los impactos dañinos.

El costo financiero de la muerte y la enfermedad  relacionados con la contaminación es igualmente masivo, dice el informe: cuesta unos US$4.600 millones en pérdidas anuales, o alrededor del 6,2% de la economía mundial.

Falta de perspectiva". Se han realizado muchos estudios sobre la contaminación, pero nunca recibieron los recursos o el nivel de atención como, por ejemplo, el SIDA o el cambio climático", dijo el epidemiólogo Philip Landrigan, decano de salud global en la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai, Nueva York, y el autor principal del informe.

El documento marca el primer intento de reunir datos sobre enfermedades y muertes causadas por todas las formas de contaminación combinadas.

"La contaminación es un problema masivo que las personas no están viendo porque están mirando partes dispersas de él", dijo Landrigan.

Los expertos dicen que las 9 millones de muertes prematuras que el estudio encontró fueron sólo una estimación parcial, y que la cantidad de personas muertas por la contaminación es indudablemente más alta y se cuantificará una vez que se realicen más investigaciones y se desarrollen nuevos métodos para evaluar los impactos dañinos.