Ciudad de México. Un informe de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH, defensoría del pueblo) reveló que la población indígena mexicana es que la sufre mayores problemas al punto que en el caso de los niños se registra la tasa más alta de mortalidad infantil, llegando a ser 60% superior a la registrada en el resto de la población infantil.

Según detalla la agencia Infobae, los menores indígenas tienen "el menor grado de cumplimiento de sus derechos humanos", indicó en un comunicado la cuarta visitadora general de la CNDH, Teresa Paniagua.

Explicó que es necesario diseñar estrategias que ayuden al desarrollo de esa población.

Según Paniagua, la situación de riesgo de los niños indígenas se "incrementa cuando pertenecen a comunidades caracterizadas por la pobreza, marginación y discriminación".

Los datos indican que un 32,2 % de los indígenas menores de cinco años padece baja estatura y peso. A ello se suma que el analfabetismo es cuatro veces más alto que el promedio nacional, debido a que comienzan a trabajar a temprana edad como jornaleros agrícolas.

La experta indicó que se debe fortalecer el uso de su lengua propia para afianzar sus vinculos, pero también "se debe trabajar para contribuir a mejorar su calidad de vida, sus condiciones económicas y sociales, para que no sean objeto de violencia y discriminación", dijo.

México cuenta con catorce millones de indígenas (cerca de un 12 % de la población), de ellos cuatro millones residen en zonas urbanas.