Un estudio realizado por investigadores de la NASA señala que el diámetro de la Lula se ha reducido unos cien metros en los últimos mil millones de años y el proceso continúa en la actualidad, lo que se debería a un enfriamiento general del satélite.

La investigación publicada en la revista “Science” señala que a través del estudio de miles de fotografías captadas por el Orbitador de Reconocimiento Lunar de la NASA, los expertos descubrieron rastros del proceso de reducción en la corteza de la Luna, señaló Perú21.

Carolyn van der Bogert, de la Universidad de Münster –integrante del equipo- explicó que a diferencia de la Tierra, nuestro satélite natural posee sólo una placa. “La Tierra tiene muchas placas (tectónicas) que se chocan, que se forman de nuevo y que también son destruidas”, dijo.

Por su parte, Tom Watters, científico del Centro de Estudios Terrestres y Planetarios del Museo Nacional de Astronáutica y del Espacio del Instituto Smithsonian, señaló que “existe una visión general de que la Luna está muerta desde el punto de vista geológico y que todas las cosas importantes ocurrieron hace miles de millones de años”

Agregó que justamente “una de las cosas más excitantes de estos descubrimientos es que no aplica en este caso”.

Dijo que ahora los científicos compararán las imágenes tomadas durante la misión Apollo con aquellas del orbitador, para ver si hubo cambios en la superficie. Ello serviría como indicador sobre si hay actividad tectónica en la Luna actualmente.