Ciudad de México, Excelsior.com.mx. Mientras 40% de los mexicanos tiene una buena opinión de Brasil, casi un tercio lo desaprueba, indicó una encuesta de la organización estadunidense Pew.

De los ocho países de América Latina donde se realizó la investigación, 32% de mexicanos que tiene una opinión desfavorable de Brasil constituye el grupo de opinión negativa más elevado. Igualmente, 41% que tiene una visión positiva del país sudamericano es el menor entre los ocho países.

Chile, por ejemplo, tiene una opinión favorable en 74% y desfavorable en 15%; en Nicaragua es de 14 en contra y 59 en favor. En Argentina es de 56 en pro y 19 negativo.

4583

Fuera de la región, las opiniones favorables sobre Brasil son mayores en Francia, Japón, Corea del sur, Rusia, Polonia e Israel. Las desfavorables incluyen a China, uno de sus aliados en el BRICs (el grupo de los BRICs está formado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). India, integrante de los BRICs, ofreció una división: 24 en favor y 24 en contra.

La diferencia fue, sin embargo, notable entre grupos de edades. Por ejemplo, en México, 49% de menores de 30 años tiene una idea positiva de Brasil, en contraste con 27% de los mayores de 50 años que ven con buenos ojos a la nación brasileña.

La favorabilidad entre jóvenes fue positiva en prácticamente todos los países, aunque otra vez fue en México donde se halló la mayor desconfianza.

México y Brasil se vieron envueltos los últimos días en una confrontación originada por declaraciones del expresidente brasileño Luiz Inazio Lula da Silva, que durante un seminario en Río de Janeiro se extrañó de las reformas en México y las dudas sobre su país en los mercados internacionales.

El exabrupto de Lula da Silva exhibió la desconfianza con que se ven las élites de los dos países, según el exsubsecretario mexicano de Relaciones Exteriores de México, Andrés Rozental.

4584

El presidente Enrique Peña Nieto rechazó que haya una “competencia” entre México y Brasil y Rozental recordó que las versiones sobre distanciamientos ocurren, especialmente en momentos en que uno u otro país se encuentran en un mal momento económico.

Los intereses económicos de una y otra nación son considerables, sin embargo. Inversionistas privados de México tienen unos US$30 mil millones colocados en Brasil, mientras empresarios de aquel país tienen unos US$15 mil millones en México.