Pekín. A casi 3.000 personas llegó el número de muertos y desaparecidos por un fuerte terremoto en el noroeste de China el mes pasado, dijo este lunes la agencia oficial de noticias Xinhua al dar la evaluación final de víctimas por el sismo que devastó gran parte del condado tibetano Yushu.

El terremoto del 14 de abril dejó 2.698 personas muertas y 270 aún están desaparecidas, precisó Xinhua citando al vicegobernador de la provincia Qinghai, Zhang Guangrong, mientras declaraba en una conferencia de prensa.

Las cifras fueron significativamente superiores a las dadas anteriormente por el Gobierno.

Entre las víctimas, 199 eran estudiantes y un residente de Hong Kong y todos menos 11 de los muertos han sido identificados, agregó Zhang.

El sismo de magnitud 6,9 golpeó a una remota y montañosa región y la mayoría de los fallecidos eran tibetanos étnicos de la localidad de Gyegu en el devastado condado.

Los esfuerzos de los equipos de rescate fueron complicados por la carencia de vías de transporte, un complicado clima y temperaturas bajo cero.

China ha designado 9.000 millones de yuanes (US$1.320 millones) para la reconstrucción este año, con el objetivo de levantar nuevamente casas, escuelas y calles en unos tres años, según han reportado medios locales.