Santiago. El ex guerrillero chileno Mauricio Hernández Norambuena fue condenado este lunes a 30 años de cárcel en Chile por el asesinato de un senador derechista y un secuestro, dos semanas después de ser extraditado desde Brasil donde cumplía otra pena.

El juez Mario Carroza determinó que Hernández cumpla 15 años de prisión por el asesinato en 1991 del senador Jaime Guzmán, un estrecho colaborador e ideólogo de la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-90).

El ex miembro del grupo rebelde Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), que combatió con las armas a la dictadura, fue condenado además a 15 años por el secuestro de uno de los hijos del fallecido dueño del influyente diario El Mercurio, también a inicios de la década de 1990.

Hernández, sin embargo, cumplirá casi 27 años de cárcel debido a que el juez Carroza descontó los días que alcanzó a estar encarcelado antes de participar en una espectacular fuga en helicóptero desde un penal de máxima seguridad en Santiago, en 1996, junto a otros militantes. El fallo puede ser apelado.

En Brasil, a donde llegó tras su fuga, estaba preso por el secuestro de Washington Olivetto, uno de los principales publicistas del país, plagiado en diciembre de 2001 por un grupo liderado por el chileno.