México. El expresidente mexicano Felipe Calderón (2006-2012) hizo este jueves "votos porque tenga éxito" la política de seguridad de su sucesor Enrique Peña Nieto en el estado de Michoacán (oeste), asolado por el crimen organizado.

"Respeto plenamente la política implementada por Enrique Peña Nieto y hago votos porque tenga éxito, por el bien de México. Es un problema muy delicado que está en la mayor preocupación de los mexicanos y deseo que las cosas vayan bien", expresó el exmandatario en rueda de prensa.

Peña Nieto, en el poder desde el 1 de diciembre de 2012, ha anunciado una fuerte inversión social y enviado soldados y agentes federales a Michoacán para tratar de contener la ola de violencia desatada por narcotraficantes, que, a su vez, son combatidos por civiles armados que se auto-denominan grupos de autodefensa.

Calderón, quien reapareció en la noche de este miércoles de manera pública en la capital mexicana, ha sido fuertemente cuestionado por utilizar durante su gestión a las Fuerzas Armadas para combatir al crimen organizado.

Michoacán, su estado natal, fue el primero que recibió el apoyo de los militares y policías federales.

"Yo respeto mucho los puntos de vista y reitero que ojalá los esfuerzos del Gobierno federal puedan fructificar", declaró Calderón al preguntársele sobre las críticas que ha recibido.

En 2012, un grupo de activistas, académicos e intelectuales acusaron ante la Corte Penal Internacional (CPI) a Calderón por crímenes de guerra y contra la humanidad debido a que su estrategia contra el narcotráfico y el crimen organizado se saldó, según diversas fuentes, con entre 50.000 y 70.000 muertos.

El expresidente, que pertenece al conservador Partido Acción Nacional (PAN), hizo las declaraciones previo al relanzamiento de su Fundación Desarrollo Humano Sustentable, efectuado en el Club de Industriales en Ciudad de México.

Pese a que el evento fue un acto privado, ello no impidió que afuera del recinto un pequeño grupo de manifestantes realizara una protesta en su contra con consignas y pancartas en rechazo a su presencia en el país.

"¿Y los 100 mil muertos de tu sexenio?", "Calderón ¿manos limpias?", "Calderón paseando y Michoacán sangrando", "Calderón asesino", decían algunos letreros.

El exmandatario también dejó en claro a la prensa que su reaparición no tiene cariz político y que su fundación es "un organismo civil no lucrativo" que pretende fomentar un análisis "con propuestas y reflexiones" sobre los logros y desafíos de México en temas económicos, políticos, jurídicos y de seguridad.

"Se trata de un esfuerzo de gente profesional y no con propósitos políticos", dijo Calderón, quien aseguró no tener tampoco "ningún involucramiento en los asuntos internos" del PAN.