Los testimonios de mujeres que sobrevivieron a los atentados en su contra han permitido a las autoridades de Guatemala establecer que la causa principal de los femicidios es el factor económico.

Los abuelos de Silvia relataron a la psicóloga que la atendió en el programa de asistencia legal gratuita a la víctima y sus familiares, del Instituto de la Defensa Pública Penal, la forma en que el padre de sus nietos citó a su hija y luego la baleó.

Silvia fue convocada por el padre de sus pequeños a un restaurante de Escuintla, pero antes de llegar al lugar la encontró en el camino y la invitó a subir al vehículo que conducía.

El hombre la llevó a un lugar apartado, donde le acertó cinco balazos, después la lanzó a la carretera cuando la dio por muerta.

La víctima intentó levantarse y un autopatrulla la encontró. En un inicio los policías creyeron que Silvia estaba drogada, pero ella les narró lo sucedido, por lo que la trasladaron a un hospital, en donde murió.

El ex cónyuge de Silvia le había prometido darle el dinero para sus dos hijos, el cual hacía varios meses no le entregaba.

Más víctimas. Así como Silvia, al menos 15 mujeres más han sobrevivido a un intento de femicidio y aseguran que el cobro de la pensión alimenticia es la causa de la violencia sufrida, expresó Amalia Mazariegos, coordinadora del programa.

Afirmó que otra de las causas del femicidio es que las mujeres no acceden a entregarle a los padres la custodia de sus hijos, quienes con ello pretenden evitar darle dinero a la exesposa.

Camino largo. Los juzgados contra el femicidio han conocido este año 458 casos por distintas formas de violencia contra la mujer.

A esos se suman los procesos por pensión alimenticia en los juzgados de Familia, que hasta este jueves sumaban cuatro mil 775 casos.

La mujer que inicia un proceso judicial para obtener recursos económicos para sus hijos pasa un año entre audiencias antes de que un juez falle a su favor.

Los progenitores pueden atrasarse con el pago hasta tres meses antes de que la mujer inicie un nuevo proceso que puede concluir con una orden de captura contra el deudor, explicó Annabethsy Leonardo, asesora jurídica en derechos humanos de las féminas, de la Secretaría Presidencial de la Mujer.

De acuerdo con Leonardo, otro problema que enfrentan las mujeres que no contrajeron matrimonio es que no pueden acceder al derecho de manutención, al igual que los hijos no reconocidos.

Refirió que el subregistro de denuncias existente se debe a que desconocen que tienen derecho a pensión alimenticia.

Ana Gladys Ollas, procuradora de los Derechos de la Mujer, explicó: “El hombre ya tiene un patrón agresivo. Desde el momento en que la esposa pide dinero o habla de que no tiene dinero para alimentar a la familia, que necesita apoyo, los niveles de violencia aumentan”.

Expuso que el 68% de los hogares son sostenidos por una mujer.

Según la Encuesta Nacional de Salud Materno Infantil, el 64,5% de las entrevistadas -sin especificar la cantidad- cree que una buena esposa debe obedecer a su marido aunque no esté de acuerdo con él, mientras el 25% está de acuerdo en que es obligación tener relaciones sexuales con el esposo aunque no quiera.

Ana Grace Cabrera, de ONU-Mujeres, manifestó una “profunda y dolorosa preocupación” por el alto número de femicidios en el país.

Rostro desfigurado. El martirio de Mindi Rodas, muerta en el  2010,   comenzó el 3 de junio del 2009, cuando su exesposo, Edwin  López Bran, la golpeó y con un cuchillo  le cortó la nariz, barbilla, labios y una parte de la frente. Ella se reunió con López, con la esperanza de que la apoyara en la manutención de su hijo.

Con un cilindro. Miriam murió al ser golpeada por su cónyuge con un cilindro de gas, según relato de  sus hijos. Los pequeños  comentaron que después de ser golpeada perdió el conocimiento, lo que fue aprovechado por el hombre para golpearla  hasta la muerte. Ella pedía más dinero para la alimentación de la familia.

Estrangula a su hijo. María Vail, de 20 años, y su hijo Antony Vail, de ocho meses, murieron  estrangulados. Los familiares de las víctimas culpan a  Arnoldo Fermín Vicente, excón- yuge de la joven.

Según la madre de Vail, la joven salió con su hijo, pues Vicente ofreció dar la mensualidad para el sustento del niño.

Amenazas contra la familia. Estefanía sobrevivió junto a  sus hijos a un ataque armado a su residencia. Se presume que su exesposo  pagó  para que  dispararan contra la vivienda donde ellos residían. Días antes, Estefanía había sido amenazada por su expareja para que retirara la demanda de pensión alimenticia.

Secuestró  a su hija. Mirza considera que su exesposo plagió y mató a la hija de esta porque él no era el padre biológico. La hija de Mirza, de 21 años, estaba en estado de gestación. La mujer  no accedió a entregarle a su expareja la casa que  compraron juntos,  en donde residían con sus tres hijos, y este  intentó matarla.

La golpeó demasiado. Vilma, una joven de 19 años, y su esposo ya tenían un hijo de 2 años  cuando ella le contó   que tenía dos meses de embarazo. Él  tomó mal la noticia, con el  argumento de  que apenas tenía dinero para mantener a  un niño, por lo que la golpeó con la intención de provocarle un aborto.