Puerto Príncipe. La cifra de muertos por la epidemia de cólera en Haití trepó este jueves a 800 personas, de acuerdo a un experto médico estadounidense, pero autoridades de salud de ese país dijeron que el riesgo de una transmisión extendida en Estados Unidos es bajo.

Las víctimas fatales por la enfermedad han aumentado de manera constante desde el comienzo del brote hace más de tres semanas en la nación caribeña, que aún lucha por recuperarse de los efectos del devastador terremoto del 12 de enero.

Ezra Barzilay, un epidemiólogo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés), dijo que la emergencia de salud creada por la epidemia está empeorando.

"Hasta el 8 de noviembre, teníamos unas 640 muertes. Hoy registramos 800", dijo en una llamada desde Haití a los participantes de una conferencia médica en Biloxi, Misisipi.

"La situación cada día es más grave. Los haitianos hacen fila (para ser tratados). Se agotaron las camas en los hospitales. Los hospitales están superados", declaró, agregando que el personal médico local se ve obligado a elegir qué pacientes pueden recibir tratamiento.

El ministerio de Salud de Haití dijo este jueves que hasta el martes 9 de noviembre, las muertes confirmadas por el cólera llegaban a las 724, con 11.125 casos hospitalizados registrados.

Se han confirmado 10 muertes en la capital, Puerto Príncipe, donde las autoridades temen que se dispare el contagio en los atestados campamentos que albergan a los sobrevivientes del sismo.

La vecina República Dominicana está en alerta elevada para prevenir una posible transmisión.

En Estados Unidos, que está a sólo dos horas de vuelo desde Haití, las autoridades dijeron que existe la posibilidad de que surjan unos cuantos aislados casos de cólera, pero indicaron que el riesgo de transmisión extendida es bajo.

"Buenos servicios sanitarios que incluyen plomería, separación de desechos fecales y medidas similares, y acceso al agua potable segura en Estados Unidos operarían contra una transmisión extendida", dijo el portavoz de los CDC David Daigle a Reuters.

En su sitio web, el Departamento de Salud de Florida dijo que los viajes hacia y desde Haití se incrementaron desde el terremoto de enero, y que entre los viajeros se incluían trabajadores de ayuda humanitaria y residentes locales haitianos que visitaban familiares en la isla.

"El cólera no se propaga fácilmente en los países desarrollados como Estados Unidos, pero queremos asegurarnos de que no pasemos por alto situaciones de alto riesgo", indicó el departamento.

Florida tiene unos 241.000 residentes nacidos en Haití, 46% de la población procedente de ese país que vive en Estados Unidos.