Brasil puede ser el primer país en terminar con la epidemia de sida, afirmó un funcionario de alto nivel de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en una entrevista publicada este sábado por el diario Folha de Sao Paulo.

Debido a la extensa cobertura existente en el país para tratar la enfermedad, "no tengo la menor duda de que Brasil reúne las condiciones para convertirse en el primer país que declare el fin del sida", afirmó el brasileño Luiz Loures, recién nombrado subdirector ejecutivo del programa de las Naciones Unidas contra VIH/ Sida (UNAIDS).

El experto, que asumirá el cargo el 1 de enero, aseguró que para alcanzar esa meta Brasil "debe mantener sus políticas e intensificarlas donde sea necesario".

La potencia sudamericana registró su primer caso de sida en 1982, y hoy 490.000 brasileños viven con el virus que causa la muerte a 15.000 personas al año en el país, según cifras de la ONU.

"Estamos empezando a hablar del fin de la epidemia. Los avances científicos lo hacen posible en unos quince años", declaró Loures a Folha.

De acuerdo con datos del ministerio de Salud, Brasil ha estabilizado la pandemia dentro de sus fronteras, con un descenso de los nuevos casos del 0,61%, entre 2009 y 2010.

El funcionario pospuso la erradicación del virus VIH que causa el sida "para un futuro más lejano", y recalcó en la entrevista que "estaremos en condiciones de afirmar que ya no hay pandemia".

Desde 1996, Brasil ofrece tratamiento gratuito con medicamentos antirretrovirales (ARV) a sus ciudadanos, un programa que suscitó polémica cuando fue anunciado a causa de las preocupaciones por la tolerancia al tratamiento y la violación de las patentes farmacéuticas.