Bogotá. La explosión que se registró en la mina San Fernando, ubicada en el municipio de Amagá (Antioquia) deja hasta el momento un saldo de 20 personas muertas. 68 mineros todavía se encuentran atrapados.

El ministro de Minas y Energía, Hernán Martínez, dijo que al parecer la explosión en la mina de carbón, que mide 2.600 metros, se presentó por falta de detectores de gas.

La acumulación de gas metano sumado a la falta de oxígeno ocasionó el estallido. Cuando sucedió el accidente había unos 80 mineros trabajando.

El jefe de la cartera de Minas puntualizó que la mina cumple con todos los requisitos legales y no tenía ninguna orden de cerramiento. Esta es la primera vez que se registra un accidente de este tipo en ese punto.

La mina es una de las más tecnificadas y organizadas de la zona carbonífera de Colombia.

Los rescatistas han cavado un túnel de 700 metros de profundidad para lograr sacar con vida a los 68 mineros. Según el Minminas, las labores son complicadas por la falta de oxígeno al interior del socavón.

"Estoy muy preocupado por la magnitud de la explosión, el pasado 9 de junio se hizo la última inspección a la mina y no se encontró nada irregular; sin embargo, tenemos que investigar el reporte porque lo más probable es que no existiera detector de gases", indicó Martínez.

Explicó que los detectores son claves para alertar los niveles de gases para proceder a una posible evacuación dependiendo de las mediciones que arroje el dispositivo.

Desde el año 2002 la Secretaría de Minas del departamento de Antioquia le otorgó la licencia.

Todos los mineros que trabajan en la mina de carbón San Fernando tienen seguridad social; sin embargo, los dueños deberán responder por los daños causados.

En la mina, una de las más tecnificadas y organizadas de la zona carbonífera, trabajan habitualmente unas 600 personas y se produce cerca de 240 mil toneladas de carbón al año.

Según reportaron las autoridades en el momento de la explosión se efectuaba el cambio de turno por lo que se cree que el número de mineros muertos ascienda. Así mismo, se dispuso del coliseo del municipio para el traslado de las personas fallecidas.

De acuerdo con las autoridades, la onda explosiva destruyó las vidrieras del edificio administrativo de la empresa Carbones San Fernando y varios equipos de hierro que estaban también a la entrada del socavón.

En noviembre de 2008, una inundación en un túnel de esa mina causó la muerte a cinco mineros, y en 1977 murieron 86 mineros por una explosión en otra mina de carbón en Amagá.