Santiago. La familia del empresario chileno muerto en Cuba, Roberto Baudrand -que causó conmoción en el país y la petición de la cancillería que pidió al gobierno cubano investigar el hecho- resolvió no hacer una nueva autopsia en Chile y cremar el cuerpo, siguiendo así la voluntad del difunto.

La idea de hacer un segundo estudio a los restos del ejecutivo -posterior al que se efectuó Cuba, que determinó que murió por una insuficiencia respiratoria- fue evaluada por el ministerio de RR.EE. chileno para despejar cualquier duda sobre las circunstancias de la muerte.

Para ello se requería que la familia de Baudrand interpusiera una denuncia en el Ministerio Público para que la fiscalía iniciase una investigación, informó La Tercera.

Sin embargo, apenas llegó a Chile el cuerpo del empresario, su viuda trasladó los restos a la Iglesia Santa María de Las Condes, donde se efectuó la misa de responso. Luego, el cuerpo fue trasladado al Parque del Recuerdo, donde fue cremado.

Según informó el gobierno cubano, está en curso una verificación fiscal, una auditoría y otras investigaciones sobre la compañía Río Zaza, donde se desempeñaba el ejecutivo chileno.