Nueva York. El patrón climático La Niña, acusado de las inundaciones severas en Australia, se debilitará en los próximos meses, aunque podría extenderse hasta el verano boreal, dijo el jueves el Centro de Predicciones Climáticas de Estados Unidos (CPC, por su sigla en inglés).

"Casi todos los (...) modelos debilitan a La Niña en los próximos meses", dijo el CPC, una oficina bajo la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, en inglés), en una actualización mensual.

"La mayoría de los modelos predicen el retorno a condiciones neutrales para mayo-junio-julio del 2011, aunque algunos modelos (predicen) una Niña más débil en el verano", agregó.

La Niña es la prima menos conocida del infame El Niño y causa un enfriamiento anormal de las aguas en el Océano Pacífico ecuatorial y produce estragos sobre los patrones climáticos a lo largo de la región Asia Pacífico. El Niño produce el efecto contrario, pero es igual de devastador.

El CPC dijo que es "igual de posible" que una Niña débil dure hasta el principio del verano boreal del 2011 o que se disipe completamente para entonces.

El fenómeno más fuerte de La Niña en una década se relaciona a menudo con condiciones cercanas a la sequía en el sur y sudoeste de Estados Unidos, lo que posiblemente afecte los cultivos como maíz, trigo y algodón en la región.

La oficina meteorológica australiana dijo el martes que la zona norte del país esperaría lluvias promedio o por encima de lo normal, y que más ciclones podrían ocurrir más ciclones durante las próximas semanas debido a La Niña.

El fenómeno también está siendo seguido de cerca en las potencias cerealeras sudamericanas, Brasil y Argentina, el segundo y tercer mayor exportador mundial de soja, respectivamente.

Si el fenómeno climático dura hasta el verano boreal, podría afectar la temporada anual de huracanes, que comienza el 1 de junio.