Río de Janeiro. El fiscal general de Brasil, Rodrigo Janot, solicitó a la Corte Suprema del país abrir una investigación contra el senador y exfutbolista internacional Romario de Souza por haber cobrado supuestamente 100.000 reales (unos 29.240 dólares) para financiar ilegalmente su campaña electoral en 2014.

La información fue divulgada por la revista Veja, basada en fuentes de la investigación, y afirma que la petición del procurador general se debe al hallazgo por parte de las autoridades de unos mensajes de móvil intercambiados entre el expresidente de la constructora Odebrecht, Marcelo Odebrecht, y uno de los ejecutivos de la empresa, Benedicto Barbosa da Silva Júnior, ambos detenidos por su relación con la gigantesca red de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

En los mensajes interceptados, los dos empresarios indicarían un pago sistemático de sobornos a diversos políticos, entre los que se encontraría el propio Romario, uno de los políticos más famosos de Brasil por haber sido campeón del mundo en 1994.

En un comunicado enviado por su asesoría de prensa, Romario negó "cualquier tipo de donación por parte de Odebrecht" y recalcó que todas las donaciones recibidas para su campaña fueron "legales".

La constructora Odebrecht, la mayor de Brasil y con presencia en 14 países, es una de las que está siendo investigada por su vinculación en la red de corrupción en Petrobras, en la que se desviaron al menos 2.000 millones de dólares en la última década.

Romario entró en la política en 2010, al ser elegido diputado federal por el Partido Socialista Brasileño (PSB). En 2014, decidió dar el salto al Senado, como senador por su estado, Río de Janeiro, en el que logró el mayor número de votos de la historia de esta región, tras obtener el apoyo del 63,43 por ciento de los votantes.