Venezuela. La fiscalía venezolana solicitó a una corte que un ciudadano estadounidense que permanece detenido desde el 2016 por tenencia de armas sea puesto en libertad condicional con prohibición de salir del país, ante el retraso de su juicio.

La familia de Joshua Holt, un misionero mormón de Utah de 25 años, denunció que está en precarias condiciones de salud y se le debe permitir su regreso a casa. Holt fue encarcelado después de viajar a Venezuela para casarse.

Pese a las tensas relaciones diplomáticas entre Washington y Caracas, el caso de Holt ha tenido un perfil relativamente bajo en ambos gobiernos.

Estados Unidos instó a Venezuela en abril de este año a liberar a Holt por razones humanitarias tras afirmar que estaba detenido por "acusaciones dudosas".

La Fiscalía solicitó las medidas cautelares tanto a favor de Holt, como de su esposa, Thamara Caleño, también de 25 años, quienes están acusados desde el 17 de agosto de 2016.

"Es importante destacar que la citada instancia judicial ha diferido la audiencia preliminar en reiteradas ocasiones, alegando no dar despacho", dijo el Ministerio Público en un comunicado de prensa.

La fiscalía agregó que la medida solicitada incluye la presentación periódica de los acusados, que permanecen detenidos en una celda del servicio de inteligencia, Sebin, y la verificación de su estado de salud.

Holt y Caleño fueron detenidos por la policía luego de que se les vinculara con la incautación de varios tipos de armas de fuego en Ciudad Caribia, una población a las afueras de Caracas construida durante el gobierno del presidente Hugo Chávez.

Funcionarios estadounidenses, que en el pasado han señalado las acusaciones contra Holt como "cuestionables", no respondieron inmediatamente a una solicitud de Reuters de comentarios sobre el caso.

La fiscal Luisa Ortega se distanció del Gobierno del presidente Nicolás Maduro, alegando la erosión de la democracia y los abusos a los derechos humanos.