Tras conocerse la decisión que adjudicó a Chile la ubicación del telescopio más grande del mundo, la ministra española de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, se declaró insatisfecha con los parámetros usados en el proceso.

La autoridad exigió "entender cuáles han sido verdaderamente las razones científico-tecnológicas y climáticas y de observación de cielo" que fueron tenidas en cuenta para adoptar esa decisión, y agregó que su país estudiará si mantiene su participación en el financiamiento de la obra por US$400 millones (300 millones de euros).

La secretaria de Estado precisó que la candidatura del Roque de los Muchachos (Islas Canarias) reunía mejores condiciones que la opción chilena, desde un punto de vista científico y de condiciones de observación.

Por eso, adelantó que "contrastará que esos datos que ha aportado el Instituto Astrofísico de Canarias -y que se mantienen en reserva- han sido tenidos en cuenta", a la hora de escoger la ubicación, según publica el medio chileno La Segunda. 

Candidatura potente. Garmendia puntualizó que en sus argumentaciones presentadas al Consejo del Observatorio Europeo, la institución reconoció que "desde el punto de vista financiero la candidatura española era muy potente".

Sin ambargo, cabe señalar que la decisión adoptada por el Observatorio Europeo Austral, integrado por 14 países, es definitiva.

Críticas surgieron, en tanto, desde Islas Canarias contra el gobierno español por esta decisión, ya que se estima que éste "no apostó suficientemente" por la candidatura de la isla.