Tegucigalpa. A partir de las 6 de la mañana de este miércoles, la Fuerza Interagencial tomó el control de los aeropuertos de Honduras como medida para combatir el narcotráfico y crimen organizado que ha utilizado las terminales aéreas para el tránsito de drogas y dinero producto de lavado de activos.

La unidad especial "estará a cargo de las inspecciones, tanto entradas y salidas de las maletas, de igual manera de cualquier situación que se dé en sentido de seguridad", afirmó esta mañana el comisionado Julián Hernández, vocero de la Policía Nacional de Honduras.

La Fuerza Interagencial estará a cargo de la seguridad de las terminales aéreas de Honduras con "carácter indefinido para garantizar la seguridad de la población nacional y extranjeros" que ingresan y salen del país por los aeropuertos, apuntó Edgardo Maradiaga, gerente de Interairports .

El funcionario hondureño agregó que "el concesionario está realizando una labor de supervisión de que la coordinación y apoyo para que la Fuerza Interagencial sea total y completa a fin de que pueda garantizarse la seguridad nacional en todas las instalaciones aeroportuarias del país".

La Fuerza Interagencial fue organizada por orden directa del presidente Juan Orlando Hernández para revisar y ver la situación de los aeropuertos de Honduras .

La unidad estará integrada por unos 300 hombres y tendrá el apoyo del Ejército y de la Fuerza Aérea Hondureña .

El pasado 4 de febrero, el gobierno de Honduras determinó asumir la responsabilidad de la seguridad de los aeropuerto s internacionales Toncontín en Tegucigalpa ; Ramón Villeda Morales en San Pedro Sula ; Golosón en La Ceiba y Juan Manuel Gálvez en Roatán, mediante la Fuerza Interagencial.

La fragilidad del sistema de seguridad en los aeropuertos hondureños fue evidenciada en los últimos meses.

A finales de enero pasado, dos hondureñas fueron detenidas en el aeropuerto Tocumen de Panamá con más de US$100.000 ocultos en sus vaginas. Ambas mujeres salieron del aeropuerto de San Pedro Sula.

El pasado 12 de enero, tres hondureños fueron detenidos en el aeropuerto panameño con más de siete millones de dólares en ocho maletas.