Río de Janeiro. El gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva liberará US$112 millones para enfrentar la emergencia en Río de Janeiro, causada por las intensas lluvias que caen desde el lunes, provocando deslizamientos de tierra que han provocado la muerte de más de 150 personas.

Los fondos, que provienen de partidas presupuestarias de diversos ministerios, serán canalizados a través de la Gobernación y del municipio de Río de Janeiro.

Asimismo, el gobierno nacional enviará a la ciudad ayuda humanitaria, que constará de medicamentos, colchones, agua potable, alimentos y filtros de agua para atender a 75.000 personas, pues ese es el número de habitantes que podrían verse obligados a abandonar sus residencias por la catástrofe, informó ABC.

Según ministra de la Presidencia, Erenice Guerra, se "analizan otras demandas" de ayuda financiera y humanitaria, formuladas por las autoridades locales de municipios vecinos a Río de Janeiro como Niteroi. Allí se teme que un alud registrado la noche de este miércoles, pudo haber sepultado a unas 200 personas.

Así lo manifestó el coronel Pedro Machado, comandante de los bomberos, quien explicó que se ha sacado ese cálculo en base a informaciones de la alcaldía y de vecinos, que dicen que el deslizamiento pudo arrasar con 50 casas.

Machado describió que por una de las laderas del cerro "bajó una gran cantidad de tierra, piedras y basura" y en esas condiciones "es muy difícil encontrar a alguien vivo".

El secretario de Salud del Estado de Río de Janeiro, Sergio Cortés, recordó que el barrio del Morro de Bumba que se vino abajo, fue construido sobre un antiguo vertedero, lo que hace más inestable el terreno.