Santiago. Los daños causados por el terremoto de febrero pasado en la zona centro sur de Chile habría provocado un aumento en los niveles de pobreza del país, debido a la destrucción de empleo y capital de trabajo, las que habría afectado principalmente a las economías de los hogares de ingresos medios y bajos, situación que fue recogida por le Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen) realizada entre el 10 de mayo y el 8 de junio.

En esta línea, un reciente estudio del economista Rodrigo Castro, decano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad del Desarrrollo (UDD) y uno de los principales asesores del Ministerio de Planificación de Chile, midió cómo afecta a la pobreza la desocupación de los no asalariados, luego de que el capital de trabajo fuera destruido por el sismo.

El documento supone cuatro escenarios en tres de las regiones más afectadas, y de acuerdo a estas estimaciones, la pobreza habría aumentado en al menos cuatro puntos porcentuales, de 15,1% a 19%, en el mejor de los casos analizados, mientras que en el más desfavorable llegaría a 27%, señala el diario La Tercera.

De acuerdo a este estudio, la situación de las regiones del Maule y el Biobío, cercanas al epicentro del terremoto, es más compleja, debido a que antes del sismo registraban las tasas más altas de pobreza según la encuesta Casen de 2009.

Castro explica que "debido al área dañada por el terremoto y maremoto, principalmente el borde costero y los sectores económicos más afectados, como el pesquero, industrial, comercio detallista, servicios, etc., se espera un efecto más significativo en los grupos más vulnerables como los hogares de trabajadores por cuenta propia, con bajo nivel educacional y capacitación, además de los jóvenes".

El economista agrega que pese a los esfuerzos realizados por el gobierno chileno para la reconstrucción, se debería esperar una caída en los ingresos familiares de quienes están vinculados directa o indirectamente a estos sectores de trabajo.

En tanto, según el estudio desarrollado por el académico de la UDD, la tasa de indigencia en Chile habría aumentado de 3,7% a 5,2% en el más favorable de los casos. El fuerte aumento de la pobreza e indigencia a nivel nacional se deben, afirma Castro, a que esas regiones representan 22% de la fuerza laboral y "tienen mayor vulnerabilidad frente a un desastre natural como el de febrero".