Pekín. Con el fin de ir en ayuda de la provincia china de Qinghai, ubicada al noreste del país, que fue azotada por un terremoto de 7,1 grados de magnitud Richter, que hasta el momento ha dejado al menos 400 muertos; el gobierno chino liberó una ayuda de emergencia de unos 200 millones de yuanes (unos US$29,3 millones).

Con los fondos se financiará la evacuación de los habitantes de la zona y su alojamiento; además de los cuidados médicos y la prevención de enfermedades, indicó el ministerio de finanzas chino.

El sismo dejó al menos 400 muertos y unos 10.000 heridos, informó Radio Programas de Perú.

La zona afectada es un lugar remoto y montañoso, cercano a la región del Tíbet y el epicentro se ubicó en la prefectura de Yushu.

El sismo provocó que más de 85% de los edificios de la ciudad de Jiegu se derrumbaran.

Según la USGS de EE.UU., después del temblor, se han registrado al menos 5 réplicas en la zona devastada, que han tenido una magnitud Richter de entre 4,1 a 5,8 grados.

Rescatistas buscan sobrevivientes. Mientras alrededor de 700 soldados están en estos momentos trabajando para retirar los escombros y rescatar a los atrapados, el gobierno chino anunció que se enviará a la región 5.000 soldados y trabajadores médicos, informó spanish.china.org.cn.

El primer objetivo de los rescatistas es salvar a los estudiantes, que estaban en las escuelas.

En tanto, la Administración de Sismología de China envió un equipo de rescate de 60 miembros y 30 trabajadores sanitarios.

Mientras, la compañía China Eastern Airlines destinó dos aviones Airbus al traslado de los equipos de rescate y el transporte del material de ayuda humanitaria.

Por su parte, el Departamento Provincial de Asuntos Civiles asignó 5.000 tiendas de campaña a la región.

El ministerio de Asuntos Civiles enviará otras 5.000 carpas, 50.000 prendas de abrigo de algodón y 1.000 edredones.

Mientras, la Cruz Roja de China ha enviado también un equipo de ayuda a Yushu, que incluye una ayuda financiera de de 100.000 yuanes (US$14.706 ), 500 tiendas de campaña, 1.000 prendas de algodón y 1.000 edredones para los daminificados.

Temblores chinos. Los terremotos chinos son muy mortíferos. El último, de 8 grados Richter, se registró en la provincia de Sichuán el 12 de mayo de 2008 y dejó 87.000 muertos y unos cuatro millones de heridos.

Antes, el 24 de febrero de 2003, en la región Xinjiang hubo un terremoto de 6,8 grados que dejó 268 muertos, informó La Nación argentina.

Previamente, el 3 de febrero de 1996, un sismo grado 7 en la ciudad de Lijiang, en Yunnan, mató a 228 personas y dejó 3700 heridos graves.