Bogotá, Xinhua. El vicepresidente colombiano, Angelino Garzón, rechazó y condenó este martes el reclutamiento de niños y niñas para la guerra en Colombia, con motivo del Día Internacional contra la Utilización de Niñas y Niños en Conflictos Armados.

En un comunicado de prensa exhortó a los grupos armados ilegales para que liberen a los niños, niñas y adolescentes que tienen bajo engaños, amenazas y a la fuerza en las filas de esas "organizaciones delictivas".

Señaló además que en muchos casos obligan a los menores a ejercer tareas como "el transporte de armas o sustancias ilícitas".

Este 12 de febrero se conmemora el aniversario del Protocolo Facultativo a la Convención de los Derechos del Niño que prohíbe el reclutamiento y la utilización de los niños, niñas y adolescentes.

"En este marco, y teniendo presente la realidad de muchos de nuestros niños y niñas acechados por los reclutadores, con quienes conviven en nuestros barrios y ciudades, quiero hacer un enérgico llamado para condenar y reprochar estas conductas", dijo.

Subrayó que no se puede permitir, en silencio, que se sigan llevando a los niños a la guerra ni tampoco se puede ser condescendiente con quienes los convencen para cometer acciones delictivas.

"Cada uno de nosotros debe pronunciarse en contra hasta que logremos que quienes sirven a los intereses de los violentos, cesen sus acciones en detrimento de los derechos de los niños, las niñas y los adolescentes", advirtió.

Garzón anotó además que no se puede seguir permitiendo actos como los recientes ataques contra las escuelas "que limitan el futuro de las nuevas generaciones y las condenan a continuar siendo víctimas de los grupos armados ilegales".

"La garantía de los derechos de los niños y las niñas a la salud, la alimentación, la educación, la familia y su protección es un deber y un compromiso al que no podemos darle la espalda", puntualizó.

Las guerrillas colombianas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN), así como bandas criminales de paramilitares dedicadas al narcotráfico, han reclutado en sus filas a miles de niños en las casi cinco décadas de conflicto armado.