Bogotá. Luego de sobrevolar este domingo el departamento del Atlántico, el presidente Juan Manuel Santos informó que el gobierno evalúa el estado de excepción para atender la emergencia invernal.

"Le he dado instrucciones al Ministro de Hacienda para que reúna a los juristas y mañana mismo por la noche (lunes) o el martes por la mañana nos den una recomendación sobre qué Estado de Excepción podemos declarar para tener todos los instrumentos a nuestro alcance, para poder afrontar esta tragedia que infortunadamente se ha venido creciendo", señaló el mandatario.

El Jefe de Estado también instruyó a las entidades relacionadas con el tema para que se le dé prioridad a la atención de emergencia, multiplicando la entrega de ayuda humanitaria.

"Vamos a pensar en la gente primero. Entonces vamos a multiplicar las ayudas en materia de alimentos, colchonetas, médicos y medicinas, porque esto comienza a tener un problema de salud", señaló.

El Mandatario sobrevoló la región a primera hora del día y visitó el municipio de Suán, donde dialogó con la comunidad e inspeccionó los daños causados por el desbordamiento del río Magdalena. "Estoy seguro de que vamos a salir adelante, porque los colombianos se crecen en la adversidad", dijo durante la visita.

Santos indicó que las ayudas internacionales ya están llegando y señaló: "pero necesitamos más". Asimismo, recordó que durante la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de gobierno, realizada este sábado pasado en Argentina, recibió "la solidaridad de todos los presidentes".

Al referirse en particular a la situación que vive el departamento del Atlántico, indicó que un grupo de ingenieros trabaja 24 horas para reparar un dique que se rompió y que tiene "medio departamento inundado".

El Canal del Dique contiene las aguas del río Magdalena, el principal afluente del país, que por las lluvias se ha desbordado anegando poblaciones de esta parte del país, cuyos habitantes piden medios para salir porque sus casas están tapadas por el agua.

Las lluvias de las últimas semanas en Colombia se han cobrado la vida de 174 personas y han dejado 1,6 millones de damnificados, 19 desaparecidos y 225 heridos.

Las actuales lluvias son las peores de las últimas décadas, por lo que el gobierno ha emprendido acciones para mitigar el impacto y la más reciente es una adición presupuestal del orden de los US$157 millones.

Estos dineros son adicionales a los cerca de US$263 millones que con anterioridad destinó el gobierno del presidente Santos para atender esta emergencia que afecta a 28 de los 32 departamentos colombianos.