Caracas. El gobierno de Venezuela deslegitimó este jueves la huelga de hambre de 11 meses del agricultor Franklin Brito, alegando que el reclamo por tierras supuestamente invadidas del productor es injustificado y que se trata de una manipulación política.

Fotos en internet muestran a Brito con el esqueleto marcado bajo la piel, mientras sigue contra su voluntad en terapia intensiva del hospital militar de Caracas.

Brito dice que el Gobierno le revocó derechos de propiedad sobre el fundo "La Iguaraya", pero el vicepresidente Elías Jaua negó haber afectado la tierra y argumentó que la oposición alienta el ayuno con un fin electoral, de cara a las cruciales elecciones legislativas de septiembre.

"El Estado venezolano ha reconocido los derechos de propiedad del señor Franklin Brito", dijo Jaua, quien fue ministro de Agricultura y Tierras hasta hace poco y ha liderado la reforma agraria de la "revolución socialista" que ha confiscado 2,5 millones de hectáreas de tierra.

El funcionario argumentó en una conferencia de prensa que "por razones humanitarias" el Gobierno ha otorgado dinero y equipos agrarios en respuesta al reclamo que se inició en 2003 con la primera de varias huelgas de hambre.

Según reportó la página web del diario El Universal, las autoridades accedieron este jueves a una de las demandas de Brito y permitieron que fuera atendido por médicos de la Cruz Roja, que le suministraron líquidos por vía intravenosa.

"La Cruz Roja mantendrá un monitoreo constante de la salud de Franklin Brito", dijo el periódico citando a su hija, Ángela Brito.

Vida en riesgo. La hija del productor dijo a Reuters que la familia recibió unos 800.000 bolívares en equipos, obras y efectivo, pero que su padre los quiere devolver porque no tienen respaldo legal.

"Mi papá pide que nos devuelvan nuestro fundo legalmente", dijo la joven y explicó que han sido víctima de invasiones. Aseguró que no les han dado documentos de bienes como un tractor ni de donaciones por unos 150 millones de bolívares.

"No lo hacen legalmente para no convertirse en cómplices de un delito de corrupción", dijo.

La salud del productor de 49 años de edad, que mide 1,90 metros y pesa actualmente menos de 43 kilos, está delicada.

"Como lo hemos visto en muchos registros fotográficos, se encuentra con mucha pérdida de masa muscular y en una extrema delgadez", dijo el doctor Earle Ciso, director del hospital militar. El especialista reveló que Brito está en estado de "caquexia" o profunda desnutrición y debilidad.

Además precisó que el productor, biólogo de profesión, ha sustentado su vida ingiriendo líquidos, glucosa y vitaminas, pero dijo que la oposición lo instiga a morir.

La hija de Brito precisó que la actual "huelga de sed" reclama que médicos de la Cruz Roja atiendan a su padre, pese a que autoridades negaron haber recibido alguna solicitud para que actúen otros especialistas.

"Ellos dejan que otros médicos vean que está consciente y midan sus signos vitales. Pero mi papá lo que quiere es que lo atiendan", dijo.

Jaua comentó que la "revolución bolivariana" otorgó a Brito la propiedad legal sobre el fundo "La Iguaraya" en 1999.

"En ninguna forma ha violado, conculcado o disminuido los derechos civiles sociales y económicos que constitucionalmente asisten al ciudadano Franklin Brito. Antes bien, ha garantizado que (...) ejerza libremente estos derechos", agregó citando un comunicado entregado a organismos internacionales.

Hay "una campaña que utiliza a un ser humano como instrumento vil de una política opositora irracional", dijo.