El gobierno de Chile trabaja para identificar a los chilenos que se encuentran en los países con riesgo de contagio del virus de ébola, luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS), decretó "emergencia pública sanitaria internacional".

El representante en Chile de la OMS, Roberto del Aguila, dijo este sábado que los cuatro países donde se han presentado los contagios son Sierra Leona, Guinea, Nigeria y Liberia.

Explicó que hay un segundo grupo de naciones que están alrededor de los países afectados y el tercero, en el cual se encuentra Chile, lo conforman los países que hasta el momento están sin riesgo.

Del Aguila recordó que la OMS recomendó la derrama de recursos económicos para fortalecer los sistemas de salud de todos los países.

Señaló que virus del ébola, como cualquier otra enfermedad viral, puede ser tratado y controlado si es que es diagnosticado a tiempo.

"Si el diagnóstico es tardío, la probabilidad de lograr un buen tratamiento y, por lo tanto, evitar la persona muera son muy limitados", precisó.

Del Aguila reconoció que el miedo a la epidemia del ébola se ha extendido fuera de las fronteras de los países a los que más fuertemente ha azotado.

La OMS consideró necesario la asignación de recursos para que los grandes centros de investigación desarrollen un tratamiento específicoy vacunas contra este mal.

Según la OMS, hasta el pasado miércoles eran 932 el número de personas fallecidas por el brote de ébola en Africa occidental, con 45 muertes confirmadas sólo entre del 2 al 4 de agosto.

En ese periodo se registraron 108 nuevos casos.

La República de Guinea es la zona más afectada con 363 muertes, mientras que Liberia y Sierra Leona han registrado 282 y 286 muertes, respectivamente, y en Nigeria se ha confirmado un único fallecido.

Destaca en Liberia el contagio del sacerdote español Miguel Pajares, el cual se confirmó el pasado martes, además de los dos estadounidenses, el médico Kent Brantly y la misionera Nancy Writebol, quienes son tratados en Estados Unidos.

El representante de la OMC en Chile señaló que el virus del ébola ha puesto a la comunidad internacional a trabajar para evitar la propagación de la enfermedad fuera de Africa occidental.

Este virus ha sido clasificado como de la familia "Filoviridae", de morfología variable y que puede alcanzar grandes longitudes.

Su nombre proviene del río Ebola, de la República Democrática del Congo, donde se identificó el primer brote.

Según la OMS, se transmite de los animales salvajes a las personas, y también entre éstas como resultado del contacto directo con la sangre, secreciones, órganos y cualquier otro fluido corporal, como el sudor y la saliva.

Acciones tan cotidianas como dar la mano, compartir un vaso o los cubiertos son potencialmente contagiosas. Los murciélagos de la fruta de la familia Pteropodidae están considerados como el huésped natural del ébola.

Entre dos y 21 días es el periodo de incubación del virus, pero durante ese tiempo el paciente no puede contagiar su enfermedad. La transmisión comienza cuando se sienten los primeros síntomas, fiebre, debilidad intensa, dolor de cabeza, muscular y de garganta.

A ello, les siguen vómitos, diarreas, erupción cutánea, así como el deterioro de la función renal y hepática, incluso en algunos casos hemorragias internas y externas.

La aparición del virus se registró el 26 de agosto de 1976 en Yambuku, ciudad al norte del Zaire, capital de la actual República Democrática del Congo, donde infectó a 318 personas, de las cuales 280 murieron.

El último recuento de la OMS indica que hasta ahora suman 1.711 casos, de los cuales han fallecido 932.

La actual epidemia surge del brote de la cepa "Ebola-Zaire", la más letal del virus, cuya mortalidad puede llegar a 90 por ciento.

Hasta el momento, no hay vacunas ni curas definitivas, sin embargo se están probando varias opciones, ninguna de ellas comercializada.

Hasta ahora, las personas enfermas suelen estar deshidratadas y necesitar rehidratación por vía intravenosa u oral, con soluciones que contengan electrolitos.

Los casos graves requieren cuidados intensivos y la fiebre y los dolores se tratan con medicamentos comunes, como el paracetamol.

Los dos estadounidenses contagiados en Liberia han recibido tratamiento con un suero experimental llamado "ZMapp" en Estados Unidos.

Dicha droga, según fuentes de la compañía que la produce, se ha probado en animales, pero nunca antes en seres humanos.

Ambos pacientes han experimentado mejoría, pero se desconocen aún los posibles efectos secundarios.