Londres. El dinero de cuentas bancarias británicas inactivas será usado para financiar trabajos comunitarios de grupos de voluntarios y de caridad que de otra manera difícilmente podrían conseguir fondos.

El anuncio será hecho oficialmente el lunes por el primer ministro David Cameron.

Mientras la coalición de gobierno recorta el gasto público para intentar frenar un déficit presupuestario que alcanza a 11% del Producto Interno Bruto del país, ha alentado a grupos comunitarios y empresas a agudizar la imaginación para proveer servicios locales.

"Crearemos un gran banco para ayudar a financiar iniciativas sociales, grupos de caridad y de voluntarios a través de intermediarios (...) será establecido usando cada penique del dinero de cuentas bancarias y cajas de ahorro inactivas", dirá Cameron, según un adelanto de su discurso conocido el domingo.

"Estos activos no reclamados, junto con la inversión del sector privado que apalancaremos, dejarán (...) disponible cientos de millones de libras esterlinas de nuevo financiamiento para algunas de nuestras organizaciones sociales más dinámicas", dirá.

Cameron señalará que el gobierno necesita deshacerse de caminos ineficientes, centralizados y burocráticos de proveer servicios, como también hacer más por fomentar una cultura de voluntariado y filantropía.

"Tenemos que dar a los profesionales mucha más libertad, y abrir servicios públicos a nuevos proveedores como caridad, iniciativas sociales y compañías privadas de manera de obtener más innovación, diversidad y sensibilidad a las necesidades públicas", declarará.

En un discurso durante el lanzamiento de un programa de voluntarios en Liverpool que busca mantener abiertos museos locales más tiempo, Cameron también dirá que funcionarios del Departamento de Comunidades y Gobiernos Locales estarán disponibles para ayudar a tales grupos en su formación.

"Este es un gran avance para el poder popular", señalará.