El país ocupa el lugar 133 entre 187 naciones del mundo y el último en Centroamérica, en el índice del Informe Global sobre Desarrollo Humano del 2013, del Programa de las Naciones Unidas, el cual será presentado este jueves.

El reporte utiliza indicadores como esperanza de vida al nacer, años promedio de escolaridad e ingreso nacional bruto per cápita.

Entre los datos del informe global del 2011 y los del año pasado, Guatemala pasó del puesto 131 al 133, aunque la clasificación de los indicadores no reportó una variación negativa.

La esperanza de vida de los guatemaltecos tuvo una leve mejora, de 71.2 años en el 2011 a 71.4 en el 2012.

Otro dato digno de resaltar es que, en promedio, la población solo llega a cuarto grado de primaria, cuando la meta de escolaridad es de 10.7, o al primer año de una carrera de diversificado.

En materia de desigualdad, el país perdió tres posiciones y ahora ocupa la 133, que antes tenía Irak. Esta comparación la establece el informe, “basado en datos de encuestas de hogares”.

Diferencia de género. El país ocupa la clasificación 114 de 147 países estudiados en materia de desigualdad de género. Esta evaluación toma en cuenta factores como la tasa de mortalidad materna, fecundidad adolescente y representación política en el Congreso.

Según los datos más recientes del 2010, utilizados en el informe del Programa de las Naciones Unidas, se registran 120 muertes maternas por cada cien mil nacidos vivos.

La tasa de fecundidad de adolescentes del país es de 102.4 nacimientos por cada mil mujeres de entre 15 y 19 años, un indicador superior al registrado por Afganistán, el cual reporta 99.6.

En cuanto a representación política, Guatemala mantiene una deuda histórica, ya que solo 13,3% de los congresistas son mujeres, en contraste con países del Istmo como Nicaragua, que tienen una representación del 40,2% de diputadas, y Costa Rica, 38,6%.

Reportes al 2011 indican que una de cada dos mujeres mayores de 15 años tienen participación en la fuerza de trabajo.

Otra muestra de la desigualdad entre hombres y mujeres es el acceso a la educación, pues el 17,4% de los varones mayores de 25 años completa la educación secundaria y solo el 12,6% de las féminas alcanza ese nivel educativo.

Pobreza se mantiene. El país tiene los mismos indicadores de población en riesgo de caer en la pobreza y en pobreza extrema de hace dos años, pues uno de cada 10 guatemaltecos tiene riesgo de llegar a esta categoría.

El 14,5% se encuentra en la pobreza extrema, y la línea de pobreza nacional es de poco más de la mitad de la población, 51%.

Otra manifestación de esa situación precaria es el gasto público, que entre todas las entidades de salud es el 2.5 por ciento del Producto Interno Bruto.