Ciudad de Guatemala. El presidente de Guatemala, Alvaro Colom, pedirá al gobierno de Estados Unidos que frene la deportación de guatemaltecos indocumentados, como parte de la ayuda tras la tormenta Agatha que dejó 156 muertos.

Colom pretende que el gobierno de Barack Obama otorgue a sus compatriotas indocumentados el Estatus de Protección Temporal (TPS) por 18 meses.

"Ya estamos en la fase final (del documento); voy a tratar de hablar con el secretario (adjunto de Estado para asuntos del hemisferio occidental de Estados Unidos), Arturo Valenzuela, para ver la viabilidad (del TPS)", dijo este miércoles el jefe de Gobierno en una rueda de prensa.

Según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), cerca de 1.6 millones de guatemaltecos viven en Estados Unidos, 60 por ciento de ellos de forma ilegal, pero que cada año aportan unos 4 mil millones de dólares a la economía del empobrecido país a través de remesas familiares.

"Esperamos terminar mañana el documento que enviaremos al Departamento de Estado, a la Secretaría de Seguridad y al Fiscal General de Estados Unidos", el vicecanciller guatemalteco, Miguel Angel Ibarra.

En los 18 meses, el país se habría recuperado en gran parte del golpe que sufrió por Agatha.

Según datos de la Dirección General de Migración de Guatemala, en 2009 Estados Unidos expulsó a unos 27.000 guatemaltecos de su territorio y a otros 10.000 en lo que ve de este año.

Más de 80.000 personas están refugiadas en 300 albergues, debido a los daños que causó la tormenta el fin de semana en la nación centroamericana, que además destruyó puentes y vías de comunicación importantes.