Los científicos crearon 127 virus híbridos combinando genes del H1N1 y del virus aviar H9N2 en un laboratorio, y ocho de los híbridos resultaron ser más virulentos que cualquiera de los parientes cuando se probaron en ratones.

La pandemia de H1N1 del 2009 resultó ser más leve que lo esperado y las infecciones humanas del H9N2 en China en el pasado no causaron enfermedades severas. Pero los expertos dijeron que su descendencia híbrida -o "recombinantes"- no puede ser descartada.

"El principal mensaje es que el H1N1 puede combinarse en ciertas formas con el H9N2 para crear recombinantes y algunos de los virus tenían una patogenicidad aumentada comparada con los virus parientes en ratones", escribió en un correo electrónico a Reuters el autor principal del estudio Jinhua Liu, de la Escuela de Veterinaria de la Universidad de Agricultura de China en Pekín.

Liu y sus colegas, que publicaron sus hallazgos en Proceedings of the National Academy of Science, advirtieron en su estudio: "La posibilidad de cepas pandémicas originales que se generan de recombinación entre virus de la influenza H9N2 y H1N1/2009 existe".

Los virus de la gripe tienen ocho segmentos de genes y uno de los segmentos es llamado el gen PA. Curiosamente, los ocho híbridos peligrosos portaban el gen PA perteneciente al virus pariente H1N1.

Los ocho virus híbridos causaron neumonía grave, edema y hemorragias en ratones infectados, escribieron los expertos.

Liu dijo que sus hallazgos subrayaron la importancia de monitorear virus híbridos que surjan del H9N2 y el H1N1.

El H9N2 es corriente en China y extensos estudios de anticuerpos en el pasado hallaron que entre un 13,7 por ciento y un 37,2 por ciento de la gente estudiada tenía infecciones previas por el H9N2.

"Deberíamos disminuir la posibilidad de infección con los dos virus en un (único) huésped", escribió Liu en su correo.

Los expertos creen que una forma clásica para que se formen los virus híbridos es cuando virus diferentes se encuentran y se "unen" dentro de un huésped único, intercambiando genes. Humanos y animales, como cerdos, pueden ser eficientes "recipientes de combinación".

Algunos científicos creen que las pandemias de 1958 y 1968 ocurrieron de ese modo, causando la muerte a dos millones y un millón de personas en todo el mundo, respectivamente.