Puerto Príncipe. Un juez haitiano postergó para este martes la decisión de si someterá a juicio a diez estadounidenses acusados de secuestro de niños, mientras que la líder del grupo dijo que confía en que Dios les permitirá ser exonerados y liberados.

Los detenidos, la mayoría de los cuales pertenecen a una escuela bautista con sede en Idaho, fueron arrestados cuando trataban de sacar 33 niños haitianos a través de la frontera hacia la República Dominicana, tras el terremoto que dejó más de 200.000 muertos en Haití.

Los estadounidenses fueron acusados la semana pasada de secuestro de niños y asociación criminal.

Se estableció que las audiencias que podrían llevar a su liberación o a su enjuiciamiento se reanudarán este martes, y una fuente judicial dijo que era poco probable que se llegue a una decisión antes de este miércoles.

"Confió en que Dios revelará toda la verdad y que seremos liberados y exonerados de los cargos, y sólo estamos esperando que se complete el proceso haitiano, el proceso legal", dijo la líder del grupo, Laura Silsby, luego de la audiencia.

Los cinco hombres y cinco mujeres han negado alguna conducta dolosa intencional y dijeron que sólo estaban tratando de ayudar a huérfanos que quedaron indigentes tras el terremoto, que arrasó la capital haitiana y dejó más de un millón de personas sin hogar.

Sin embargo, ha salido a la luz evidencia que demuestra que la mayoría de los niños tienen padres vivos.

El caso es diplomáticamente delicado debido a que Estados Unidos encabeza un importante esfuerzo internacional para ofrecer alimentos y refugio a las personas que perdieron sus hogares en el terremoto.

El gobierno haitiano, que trata de lidiar con el peor desastre natural que ha golpeado al país, ha hecho más estrictos los procedimientos de adopción desde el sismo y advirtió que traficantes inescrupulosos podrían tratar de sacar a niños vulnerables de su territorio.

Luego de la audiencia de este martes, el juez Bernard Sainvil realizará este miércoles careos en los que los testigos serán puestos cara a cara para que se compruebe la veracidad de su testimonio, dijo la fuente judicial a Reuters.

Los padres de cinco de los niños llevados por los misioneros también serán llevados a testificar en algún momento de las audiencias, indicó la fuente.