Bogotá. El ministro del Interior de Haití visitó este lunes una ciudad de Colombia reconstruida después de un fuerte sismo en 1999, con el fin de tomarla como modelo para reedificar su destrozada capital después del devastador terremoto del mes pasado.

De acuerdo con autoridades de Haití, más de 200.000 personas murieron el 12 de enero por el terremoto que destruyó gran parte de Puerto Príncipe, y que además dejó a más de un millón de personas sin hogar, durmiendo en la calle o en campamentos improvisados.

El ministro del Interior haitiano, Paul Antoine Bien-Aime, visitó Armenia en la región cafetera de Colombia, donde hace 11 años un terremoto provocó la muerte de al menos 1.250 personas, dejó miles sin hogar y destruyó el 65% de los edificios de la ciudad.

Ese terremoto provocó lo que Colombia denominó un modelo de reconstrucción que implicó la creación de una entidad pública denominada Forec para coordinar y canalizar la ayuda internacional, estatal y privada, así como las donaciones.

"Lo que queremos es hacer hoy una propuesta de una especie de Forec internacional para la reconstrucción tal cual como la quiere el pueblo haitiano, que se nos asigne a cada uno de los países una responsabilidad que podamos cumplir dentro de una organización general y dentro de una planeación general", dijo el ministro del Interior de Colombia, Fabio Valencia.

Esto con el objetivo de entregar una ayuda concreta a Haití, agregó.

DEBATE POR RECONSTRUCCION DE HAITI

El programa colombiano de reconstrucción ganó un premio de Naciones Unidas.

El debate en Haití sobre cómo ayudar a los damnificados por el terremoto es cada vez más urgente con el comienzo de la temporada de lluvias en marzo, cuando la nación más pobre del hemisferio occidental es a menudo golpeada por inundaciones y deslizamientos de tierra.

El ministro haitiano dijo que el plan del Gobierno tiene tres componentes que buscan mudar a alrededor de 1 millón de personas sin hogar desde la capital y ayudar a que otras puedan permanecer cerca de sus casas destruidas o en refugios provisionales.

"Vamos a mover una parte de la población que ahora vive en las calles de la capital", aseguró el ministro.

"En segundo lugar vamos a ayudar a la gente en los albergues temporales para que puedan protegerse de la lluvia, y en tercer lugar ayudar a las personas a permanecer en sus barrios, en los albergues donde están ahora", explicó.

El terremoto de Haití, que destruyó parte del palacio presidencial, el Congreso y muchos edificios de los ministerios, abrió un debate sobre cómo reconstruir la capital, mientras que expertos advierten sobre el peligro de que otro sismo afecte a la ciudad.

"Las decisiones definitivas en cuanto a construcciones no están todavía totalmente definidas, pero sabemos que vamos a tener que vaciar Puerto Príncipe un poco, llevar una parte de la población a otro sitio, pero tampoco podemos decir que vamos a desplazar la capital totalmente, habrá que buscar otros medios para seguir más seguros", dijo Antoine Bien-Aime.