Puerto Príncipe. El número de víctimas en Haití por el huracán Tomas y una grave epidemia de cólera ha aumentado, pero un funcionario de alto rango de las Naciones Unidas (ONU) dijo este lunes que no había "razones objetivas" para suspender las elecciones este mes en el devastado país.

Tomas barrió Haití este viernes, con lluvias e inundaciones pero mayormente sin afectar las hacinadas tiendas y los campamentos de lona en la capital Puerto Príncipe, que aloja cientos de miles de sobrevivientes sin hogar por el devastador terremoto del 12 de enero.

Al menos 20 personas resultaron muertas en las inundaciones, mayormente en las provincias del sur, dijeron funcionarios de protección civil local, elevando la cifra de víctimas de ocho reportada el sábado por la noche.

La difícil recuperación de Haití del sismo se ha visto agravada por la mortal epidemia de cólera que irrumpió el mes pasado.

El número de muertos por esta enfermedad diarreica deshidratante alcanzó 544 el 6 de noviembre, con más de 8.100 casos registrados de hospitalización, dijeron funcionarios de salud internacional y haitianos.

Con las fuerzas de paz de la ONU y las agencias humanitarias distribuidas entre la respuesta a la tormenta y el cólera y la recuperación posterior al sismo, han surgido dudas de si Haití puede realizar elecciones presidenciales y legislativas como está programado el 28 de noviembre. .

Pero el mayor representante de la ONU en el país, Edmond Mulet, dijo que no se estaban sosteniendo discusiones con las autoridades gubernamentales y electorales sobre posponer los comicios.

"No hay razones objetivas para no realizar elecciones el 28 de noviembre. Técnicas, logística, seguridad, presupuesto, está todo en su lugar", dijo Mulet a Reuters en un correo electrónico.

Analistas dicen que las elecciones podrían ser las más importantes en la historia de Haití, pero muchos ven el camino a los comicios amenazado por riesgos de violencia política, así como de enormes desafíos humanitarios.