El número de asesinatos registrados en Uruguay disminuyó un 22% en el primer trimestre del año frente a igual periodo de 2012, según datos preliminares divulgados este miércoles por el Observatorio Nacional sobre Violencia y Criminalidad.

Javier Donnangelo, director del Observatorio, reveló que muchos de los homicidios están vinculados al tráfico de drogas y justificó su afirmación en que cuatro de cada diez víctimas mortales tenía antecedentes penales.

El porcentaje de uruguayos con antecedentes judiciales no alcanza, seguramente, ni al 5% de la población. Sin embargo, cuando consideramos a las víctimas de homicidio, ese porcentaje trepa al 40%, fundamentó.

En declaraciones al servicio de prensa del gobierno, Donnangelo anticipó que en los primeros meses del año también se observó una caída en las rapiñas (-5%) y los hurtos (-2,5%).

El Observatorio dará a conocer los datos finales del trimestre próximamente, confirmó el funcionario.

En 2009, el problema de la delincuencia desplazó del primer lugar de preocupaciones de los uruguayos al desempleo, según distintas encuestas.