Tegucigalpa. El amor sobreprotector de una madre es algo que nadie quiere perder.

Sin embargo, con las 50 mujeres asesinadas en el presente año en Honduras, aproximadamente una centena de menores han quedado sin esta protección.

El Estado o sus parientes más cercanos tendrán que velar por la protección y futuro de los nuevos integrantes de la estadísticas de huérfanos de madre en Honduras.

La muerte violenta de mujeres es uno de los delitos que crea mayor impacto en la sociedad hondureña, sin que los organismos encargados de investigar y detener a los responsables hayan tenido éxito en sus obligaciones.

Sin justificación. Los femicidios tienen varios impactos en la sociedad, ya que la mayoría de las mujeres eran madres solteras.

Se estima que en el área urbana 25% de las mujeres son jefes de familia y en la zona rural el porcentaje es mayor, explicó Zoila Madrid.

La profesora de la cátedra de Estudios de la Mujer en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, refirió que cuando las autoridades manifiestan que las mujeres están desarrollando actividades que supuestamente solo eran para hombres, lo que están haciendo es justificando el asesinato de una mujer y eso es una justificación absurda.

Estudios realizados recientemente por el Centro de Estudios de la Mujer y la experta revelan que 90% de los crímenes contra mujeres en 2010 fueron perpetrados por hombres que han tenido alguna relación afectiva con ellas.

En algunos casos los femicidios han sido ligados con la pobreza en que viven las mujeres, pero la experta descartó ese factor como un posible móvil.

Sí tiene que ver la cantidad de armas en manos de la población civil, por lo que la experta ha recomendado un desarme general.

Debido a las circunstancias de violencia e inseguridad que se vive en el país, Madrid dijo que muchas mujeres han optado por mantenerse en un estado de sitio aunque ya ni en la intimidad del hogar están seguras.

Impunidad. La ola de violencia se debe a la impunidad que impera en el país, esto por la falta de investigación para identificar y capturar a los responsables.

De los femicidios que se registraron en 2010, solo 5% fueron resueltos, según el estudio elaborado por la experta junto al Centro de Estudios de la Mujer.

Madrid dijo que no existe una investigación, se dice quién es la víctima, cuándo y con qué la mataron, pero no se conoce al victimario.

"Los crímenes en contra de las mujeres son los que menos se investigan, este es un problema, y si no se resuelve va ser muy difícil que se controle o se erradique el asesinato o la violencia en contra de la mujer", advirtió.

En cuanto a la personalidad que desarrolla el menor que queda sin madre, afirmó que no todos los patrones de violencia son repetitivos en niños que fueron sometidos a la violencia.

Hay niños que no han sido víctimas de la violencia y terminan por desarrollar un comportamiento agresivo, por lo que es necesario estudiar la personalidad del menor en el trayecto de crecimiento a la fase de convertirse en adulto.