Honduras. Unas 8 mil personas mueren anualmente en el país producto de enfermedades provocadas por el consumo de tabaco, según el Instituto de Hondureño para la Prevención del Alcoholismo Drogadicción y Farmacodependencia (Ihadfa).

La Organización Mundial de la Salud reporta que 6 millones de personas mueren y en Honduras se calcula que mueren de 6 mil a 8 mil, dijo el director de la institución, Rony Portillo.

El 85% de casos de cáncer de pulmón está relacionado con el cigarro, según los estudios que también consideran que los fumadores pasivos están registrando un repunte en este tipo de carcinomas.

Enfisemas, esterilidad, presión alta y diábetes son otros de los males que el tabaco produce, de acuerdo a las investigaciones.

Los fumadores en el país consumen 300 millones de paquetes de cigarro, de acuerdo a organizaciones que luchan contra el uso de este producto.

Portillo indicó que en el Instituto Cardiopulmonar del Tórax se registra un cáncer de pulmón a cada tres días, lo que evidencia que la incidencia de esta enfermedad va subiendo.

Solo el Tórax eroga 200 millones de lempiras en el tratamiento de estas enfermedades, más lo que se invierte en otros hospitales públicos, explicó el funcionario.

Al menos el 30% de las consultas que se realizan en ese hospital están relacionadas con el consumo de tabaco. Cada cita cuesta un promedio de 150 lempiras.

La nicotina es una de las sustancias más dañinas que contiene el cigarro que reduce los vasos sanguíneos, así como la cantidad de sangre que llega al corazón, por lo que suben las posibilidades de contraer enfermedades de ese órgano y de las arterias, por ejemplo.

En febrero pasado entró en vigencia la Ley Especial para el control de Tabaco, norma que prohíbe fumar en sitios públicos e impone fuertes sanciones para quienes la incumplan.

Portillo considera que "la ley ha sido un éxito" porque se ha observado un cambio de conducta entre los fumadores activos debido a que casi no se observan consumiendo cigarros en los lugares prohibidos.

De igual manera, aseguró que las personas que no fuman están exigiendo a los que sí lo hacen, que se retiren de ellos cuando están fumando.