Ciudad del Vaticano. La Iglesia Católica Romana cambió este jueves formalmente su doctrina para declarar la pena de muerte inadmisible bajo cualquier circunstancia.

La iglesia de 1.200 millones de fieles ha aceptado la aplicación de la pena de muerte en casos extremos durante siglos, pero la posición comenzó a cambiar bajo el papado de Juan Pablo II, quien murió en 2005.

El Vaticano dijo que había cambiado su catecismo universal, un compendio de las enseñanzas de la iglesia, para reflejar la oposición total del Papa Francisco a la pena de muerte.

Según la actualización del catecismo, "la pena de muerte es inadmisible porque es un ataque a la inviolabilidad y la dignidad de la persona", señala el texto, citando un discurso del Papa Francisco.

Se espera que la nueva disposición encuentre fuerte oposición de los católicos de países como Estados Unidos, donde muchos fieles respaldan la pena de muerte.

El cambio fue promulgado por la Congregación para la Doctrina de la Fe, que es el organismo responsable de promulgar y defender la doctrina católica.