Santiago. La Iglesia Católica de Chile confirmó el martes 20 denuncias de casos de abusos sexuales por parte de sacerdotes en el país y pidió perdón a las víctimas de estos delitos, en medio de una ola de acusaciones que han puesto al Vaticano bajo escrutinio.

Reportes de abusos sexuales a menores extendidos por Europa y Estados Unidos, junto a menciones de encubrimientos han sacudido a la Iglesia Católica, que fue calificada como una "pecadora herida" por el Papa Benedicto XVI, al cumplir esta semana cinco años como líder de la institución.

"A las personas directamente afectadas y a las comunidades que en Chile han visto en algún sacerdote motivo de escándalo, les pedimos perdón, y les exhortamos a comunicarnos estos hechos", dijo monseñor Alejandro Goic, presidente de la Conferencia Episcopal de Chile.

El religioso reconoció que hay 20 casos de abusos en Chile, cinco de los cuales ya fueron condenados, otros cinco cuyos procesos están en desarrollo y 10 acusaciones, algunas absueltas y otras en estudio. No especificó el lapso en que ocurrieron los casos.

"No hay lugar en el sacerdocio para quienes abusan de menores y no hay pretexto alguno que pueda justificar este delito", agregó Goic en un mensaje leído al concluir una asamblea plenaria de la Iglesia.

El último fin de semana, el Papa Benedicto XVI se reunió con víctimas de abuso sexual en Malta y prometió que la Iglesia haría "todo lo que está en su poder" para llevar a los culpables a la justicia y proteger a los jóvenes.

Antes se había reunido con víctimas de Estados Unidos y Australia.