Santiago. Un parque de 36.000 hectáreas, bajo la categoría de reserva científica que posibilitará la instalación de nuevos proyectos de observación astronómica, fue inaugurado hoy en el desierto de Atacama, en el norte de Chile.

"Creemos que es muy importante que el tremendo activo que tenemos en materia astronómica se optimice, sacándole el máximo provecho, (...) maximizar el número de proyectos que se puedan instalar, por los menores costos y con los mayores beneficios, no sólo para quienes acceden a esos conocimientos, sino para toda la comunidad", dijo Rodrigo Pérez, ministro de Bienes Nacionales.

El secretario de Estado hizo entrega de la Concesión Territorial por 50 años a la agencia estatal científica chilena Conicyt.

El Parque fue una concesión territorial del Ministerio de Bienes Nacionales, y supone una protección al territorio de contaminación lumínica, de radio y de potenciales explotaciones de índole minera, geotérmica y de agua, que pudieran impedir el desarrollo de la observación astronómica.

El área supone 36.381,02 hectáreas en la zona denominada Pampa la Bola, llano de Chajnantor, comuna de San Pedro de Atacama en la región de Antofagasta, unos 1.500 kilómetros al norte de Santiago.

"Que éste sea un lugar desde donde podamos descubrir los secretos del universo", dijo Mateo Budinich, presidente de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Conicyt) de Chile.

El académico señaló que "aspiramos a que parte del equipamiento e instrumentación de tecnología de punta de las nuevas instalaciones astronómicas en el país, sea el resultado de la capacidad y el talento de nuestros científicos, ingenieros y otros profesionales".

En el Parque Astronómico de Atacama se encuentran instalados en la actualidad una serie de proyectos.

En el Cerro Toco está PolarBear, fruto de la colaboración entre Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Japón y Francia, que funciona desde 2010, y el Atacama Cosmology Telescope (ACT), telescopio de 6 metros que funciona desde 2007, estudiando el universo temprano y grandes galaxias. A ellos se unirá próximamente CLASS, a 5.200 metros de altura.

Mientras, en el cerro Chajnantor, a 5.640 metros de altura, está instalado el proyecto mini-TAO (Tokyo Atacama Observatory), el cual cuenta con un telescopio experimental de un metro de diámetro (el que está a mayor altura en el mundo).

También en el cerro Chajnantor, a 5.570 metros, están la estaciones de monitoreo del proyecto CCAT y de la Universidad de Concepción de Chile.

El Parque Astronómico reúne condiciones únicas para la observación del Universo, gracias a los cielos excepcionalmente claros y transparentes que permiten trabajar en el rango sub-milimétrico, infrarrojo y óptico.

Junto a esto, se suma el acceso expedito a la planicie, ubicada a más de 5.000 metros sobre el nivel del mar y que, gracias a su relativo aislamiento de centros urbanos, la convierten en un lugar de condiciones inmejorables para la observación astronómica.