Brasilia. En medio de las tareas de búsqueda de las decenas de desaparecidos y más de 500 víctimas fatales que ha dejado las intensas lluvias que provocaron deslaves en Río de Janeiro, la prensa carioca reveló que la administración sabía desde hace dos años de la existencia de riesgo para la población ante un evento de gran magnitud.

El diario Folha señala que se solicitó un informe a la geógrafa Ana Luiza Coelho Netto, profesora de la Universidad Federal de Río de Janeiro y coordinadora del trabajo, en que la idea era definir las áreas vulnerables ante un fenómeno de intensas precipitaciones.

El documento señala de manera categórica que la región serrana carioca que abarca a Petrópolis, Teresópolis y Nueva Friburgo, podrían sufrir serios efectos ante una ola de mal tiempo y eran por tanto zonas de riesgo.

De acuerdo al diario, la administración del gobernador Sérgio Cabral tuvo acceso directo a esa información en noviembre de 2008. Y en ella los especialistas sugerían hacer un relevamiento de los lugares bajo peligro. Específicamente se indicaba que sobre Petrópolis y Teresópolis, buena parte del área urbana en montañas y planicies fluviales era un factor que abría las puertas a desastres naturales "de gran magnitud".

En cuanto a Nueva Friburgo, los expertos recomendaron hacer un mapeo como primer paso para prevenir una tragedia, ya que un sector importante de su población vivía en zonas vulnerables.

La ciudad registra uno de los mayores volúmenes de lluvias del estado de Río y, al igual que Petrópolis y Teresópolis, tuvo históricamente la mayor cantidad de desplazamientos de tierra por precipitaciones. Eso explica el plan propuesto en el informe para proteger a la extensa flora que cubre el territorio, señala la agencia Infobae.com.

Ante estos antecedentes, el secretario de Ambiente de Río, Carlos Minc, defendió el desempeño de su gobierno. Aseguró que efectivamente apenas se supo de este potencial riesgo se realizó el relevamiento y que "apenas" faltó evacuar a los habitantes de las áreas de riesgo. De hecho, días previos a la tragedia, la justicia brasileña -recuerda Infobae- preparaba una acción contra la municipalidad de Teresópolis por la ocupación irregular de tierras peligrosas.

Por su parte la revista Veja comenta que la administración de Cabral gastó diez veces más recursos en obras de reparación de desastres naturales que en prevenirlos durante 2010. Río invirtió 80 millones de reales (US$47 millones) en reconstruir los sectores de Angra do Reis e Niterói que destruyeron las lluvias del verano pasado.