Santiago. La encuesta de Bienestar Global desarrollada por Gallup deja a la vista una realidad que antes no era del todo considerada. La premisa de que el dinero hace la felicidad parece no del todo cierta.

Existe un factor más concreto e igualmente medible que permite predecir que tan felices son determinados pueblos, se trata del nivel educacional.

En el mismo sondeo de Gallup se aprecia que los primeros lugares en materia de prosperidad están en manos de Dinamarca, Finlandia y Noruega. En el caso de Latinoamérica el primer país que aparece es Costa Rica (6° ubicación), Panamá (12), Brasil (13) y México (18).

Por el contrario, las naciones menos prósperas son lideradas prácticamente por África con 22 puestos de los últimos 25.

Latinoamérica aporta en esta lista con Haití que se instala prácticamente al final de la lista.

Según indica el BID, la encuesta considera el ingreso de las personas como el elemento clave para definir el grado de bienestar. No obstante, una lectura más detallada demuestra una relación directa entre más ingresos y mayor nivel educacional.

"Los ingresos de las personas están fuertemente asociados a sus años de escolaridad", señala el BID y aclara que la relación correcta es a mayor escolaridad, mayor ingreso, mayor nivel de felicidad, mejores expectativas futuras.

Un caso interesante es el Chile que anota un 41% en el ranking, pero que registra uno de los mayores niveles de escolaridad en el continente.