Washington. Al menos 224 ciudades de los Estados Unidos aplican normativas que criminalizan la situación de los desamparados o personas sin hogar en el país, indica hoy un informe.

Un estudio de National Law Center on Homelessness & Poverty asegura que ciudades con mayor cantidad de personas sin hogar, conocidos como homeless, cuentan con más medidas en contra de esta práctica.

Agrega que la subsistencia de personas sin hogar, es cada vez más compleja, debido a la mayor criminalización de ciertos hechos.

Señala que entre los hechos penados están pasar la noche en lugares públicos, vagancia, mendicidad, almacenamiento de pertenencias en la calle y realizar necesidades fisiológicas en la vía pública.

La investigación que tomo como blanco 234 ciudades estadounidenses, plantea que de estas 224 tienen, al menos, dos o más iniciativas que criminalizan estas acciones.

Entre 2009 y 2010, en momento en que los niveles de desempleo en el país se dispararon hasta el índice actual del nueve por ciento, 188 urbes arreciaron sus políticas contra este grupo con la adopción de 14 nuevas leyes.

"A pesar de que las comunidades a lo largo del país carecen de espacio en refugios y de medidas adecuadas para dar acceso a viviendas a bajo costo, las ciudades continúan penalizando a la gente, forzándola a vivir en la en la vía pública", denuncia el estudio.

Incluso, agrega, algunas ciudades promulgaron restricciones que castigan a grupos o individuos por servir comida a gente sin hogar. Muchas de estas medidas parecen haber sido diseñadas para sacar a las personas de los lugares donde están o incluso de la ciudad", subraya.

Destacan en esta condición de indigencia los hispanos con un 19.5% de los individuos en refugios, a pesar de que en el país este grupo constituye un 15% de la población.

Sin embargo, subraya, los mas afectados son los afroaestadounidenses con un 38.7% viviendo en lugares de acogida.

Karen Cunningham, una de las editoras del estudio, plantea que estadísticas oficiales indican que en Estados Unidos 1,6 millones de personas se encontraban en esta situación, informó Prensa Latina.

Sin embargo, el National Law Center on Homelessness and Poverty, considera que su número se acerca a 3,5 millones, muchos de ellos mujeres, niños y ancianos.