El Instituto de Previsión Social (IPS), informó que en la semana epidemiológica número 23 se registraron 2.855 casos confirmados de pacientes con dengue, por lo que certifican merma de la enfermedad.

En una conferencia de prensa el viernes pasado en el Salón Auditorio del Hospital Geriátrico de IPS, el Dr. Luis Torres refirió una serie de medidas con la cual la institución hace frente a la epidemia del dengue y de infecciones respiratorias.

Explicó que hasta el jueves 14 de junio, toda la red de clínicas de IPS tiene reportado 6.555 casos sospechosos y 2.855 casos confirmados sobre pacientes que contrajeron dengue.

Igualmente, indicó que en las dos últimas semanas, hubo un notable descenso de casos de dengue.

De todas las consultas, el 50% corresponden a enfermedades respiratorias por lo que el IPS recomienda tomar medidas adecuadas para combatir las infecciones.

La Dra. Ana Carolina Fiandro indicó que el tratamiento a adultos mayores debe ser con constante observación y monitoreo, ya que se descompensan con mucha facilidad.

Igualmente, recordó que el Hospital Geriátrico brinda de manera gratuita capacitación para la atención del adulto mayor durante todo el año.

En cuanto a las vacunaciones, destacó la importancia de vacunar a tiempo a las personas comprendidas en los grupos de riesgo, más vulnerables, niños menores de dos años y los adultos mayores.

Plan Ampliado de inmunizaciones. En relación a las vacunas del Plan Ampliado de Inmunizaciones (PAI), manifestó que aún se dispone de dosis para que vacunatorios se acerquen a la red de IPS y aplicarse la vacuna a fin de prevenir enfermedades del cuello uterino.

Hasta el 14 de junio de este año, se han vacunado con esta dosis 17.000 personas.

Recomendaciones. Recomendó la vacunación de menores de dos años, mayores de 60 años, asmáticos, pacientes con problemas neurológicos, con enfermedades obstructivas, pulmonares crónicas, con trastornos sanguíneos, los diabéticos, con afecciones renales, hipertensas, los que cuidan a enfermos, entre otros.

Además de una alimentación rica en vitaminas; el lavado constante de las manos, el Protocolo de la tos, hacerlo en el pliegue del brazo a nivel del codo, llevándolo a la nariz y la boca, de modo de no diseminar los virus; ventilar las habitaciones, abrir las ventanas y puertas, entre otras medidas.