Pekín. Inundaciones y deslaves causados por fuertes lluvias han dejado 53 muertos desde fines de mayo en la región de Guangxi, en el suroeste de China, incluidos tres niños que fueron arrastrados por el agua cuando caminaban a casa desde su escuela, reportaron este lunes medios estatales.

La cifra de muertos fue anunciada luego de que socorristas encontraron casi 20 cuerpos después de las torrenciales lluvias que se registraron entre el 31 de mayo y el 2 de junio, informó la oficina local de control de inundaciones.

Los tres menores fallecidos, desaparecidos desde que concluyeron las clases el 1 de junio, tenían entre 8 y 11 años. Sus padres habían ido a trabajar en ciudades alejadas, por lo que caminaban sin acompañantes hacia el hogar de sus abuelos.

Los tres días de clima extremo destruyeron 11.000 hogares y obligaron a evacuar a 200.000 personas, reportó la agencia de noticias Xinhua. También ha destruido 15 represas y miles de redes de irrigación.

Se han pronosticado más lluvias fuertes en Guangxi durante esta semana, informaron meteorólogos.

Las inundaciones se produjeron luego de varios meses de severa sequía en toca la región, la peor en un siglo, que ha afectado a 50 millones de personas.