Nueva York. Autoridades aún estaban interrogando este miércoles a un hombre pakistaní-estadounidense, quién según indicaron admitió que trató de detonar un coche bomba en el distrito neoyorquino de Times Square y recibió entrenamiento en un bastión talibán y de Al Qaeda en Pakistán.

Fiscales acusaron a Faisal Shahzad, de 30 años, nacido en Pakistán y quien se naturalizó estadounidense, de intentar utilizar un arma de destrucción masiva e intentar matar y mutilar a personas en Estados Unidos, así como otros delitos.

De ser hallado culpable, podría ser condenado a cadena perpetua.

El comisionado de policía de Nueva York, Ray Kelly, dijo este martes a última hora que Shahzad está cooperando con los investigadores y que se le habían leído sus derechos Miranda, que les conceden el derecho a un abogado y los derechos legales contenidos en la Constitución de Estados Unidos.

"Él nos está dando información significativa", declaró Kelly a una estación de televisión neoyorquina. "Queremos aprender tanto como podamos de él, queremos aprender sobre el entrenamiento, quién lo ofreció, donde ocurrió", agregó.

Shahzad fue arrestado este lunes a última hora, luego de que lo sacaran de un avión de Emirates que estaba por despegar con rumbo a Dubái. Horas después, varios de sus familiares fueron arrestados en Pakistán, dijeron fuentes de seguridad.

Kelly dijo que se trata el undécimo ataque que ha sido frustrado en la ciudad de Nueva York desde que aviones secuestrados destruyeron las torres gemelas del World Trade Center el 11 de septiembre del 2001, dejando más de 2.600 muertos.

El presidente Barack Obama dijo que la investigación buscará determinar si Shahzad tenía lazos con grupos extremistas extranjeros.

Los talibanes de Pakistán se adjudicaron la responsabilidad del ataque, diciendo que fue planeado para vengar la muerte en abril de dos líderes de alto rango de Al Qaeda en Irak así como por la interferencia estadounidense en los países musulmanes.

Pese a que varios funcionarios expresaron escepticismo sobre esa adjudicación, el ministro de Relaciones Exteriores de Pakistán, Shah Mehmood Qureshi, dijo a la cadena CBS News que él cree que el ataque fallido fue en represalia porque Estados Unidos ha tomado acciones contra los seguidores del talibán.

"Este es un contragolpe. Esta es una reacción. Esta es una represalia (...) No seamos ingenuos. ellos no van a sentarse y esperar con alegría que los eliminen. Ellos van a contraatacar. Y debemos estar listos para esta lucha", declaró Qureshi.

Si se descubren lazos entre el ataque fallido y los talibanes pakistaníes, Washington podría redoblar su presión sobre Islamabad para que abra riesgosos nuevos frentes contra los milicianos islamistas.

Shahzad dijo a las autoridades que actuó solo en el fallido ataque, pero los investigadores dijeron que él pasó cinco meses en Pakistán, y Kelly dijo que tiene una esposa y dos hijos viviendo en Peshawar.

Un ex analista financiero que vivía y trabajaba en Connecticut, Shahzad fue acusado de conducir un vehículo que transportaba una rudimentaria bomba que contenía gasolina, gas propano, petardos y fertilizantes hacia Times Square el sábado en la noche.

La bomba se encontraba en una camioneta que, según los fiscales, Shahzad compró hace tres semanas en Connecticut por US$1.300 en efectivo, luego de que el coche fuera ofertado en internet. El Nissan Pathfinder fue hallado en Times Square con una placa de licencia de otro coche.

Vendedores callejeros de camisetas y bolsos alertaron a la policía sobre el vehículo humeante que había sido mal estacionado, con el motor encendido y las luces encendidas. Miles de personas fueron evacuadas de Times Square.