Beirut. Irán dijo que las fuerzas pro-Damasco continuarán con los ataques contra un enclave insurgente cerca de la capital siria, mientras seguían los combates en tierra allí tras una resolución de Naciones Unidas pidiendo una tregua de 30 días en todo el país.

Los rebeldes dijeron que chocaron con fuerzas a favor del gobierno en las primeras horas de este domingo, al tiempo que rescatistas y residentes decían que aviones de combate atacaron algunos pueblos en el enclave de Guta oriental.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos dijo que los ataques aéreos y bombardeos mataron a siete personas e hirieron a 31 en los suburbios orientales de Damasco. El grupo de monitoreo con sede en Gran Bretaña dijo que los bombardeos de este domingo fueron menos intensos que los ataques de la última semana.

No hubo comentarios inmediatos del ejército sirio.

El general iraní Mohammad Baqeri, cuyo gobierno apoya al presidente sirio Bashar al-Assad, dijo que Teherán y Damasco respetarían la resolución de Naciones Unidas.

Pero el jefe de gabinete del ejército iraní también dijo que la tregua no cubría partes de los suburbios de Damasco "retenidos por los terroristas", dijo la agencia de noticias Tasnim.

Varios ceses del fuego han fracasado rápidamente durante la guerra de Siria, que lleva siete años, en la que el ejército de Assad obtuvo una ventaja con la ayuda de Irán y Rusia.

La resolución de la ONU del sábado siguió a siete días consecutivos de bombardeos de las fuerzas pro-gubernamentales en el este de Guta, en una de las ofensivas más sangrientas de la guerra.

El Consejo de Seguridad votó unánimemente para demandar una tregua que permita el acceso de asistencia y evacuaciones médicas. Pero si bien Moscú respaldó la adopción de la resolución, el embajador ruso ante Naciones Unidas, Vassily Nebenzia, planteó dudas sobre su factibilidad.

La resolución no abarca a militantes de Estado Islámico, Al-Qaeda y el Frente Nusra.

Baqeri dijo que Irán y Siria adherirán a la medida. Pero "partes de los suburbios de Damasco, que están retenidos por los terroristas, no están cubiertos por el cese del fuego y (las operaciones de) la limpieza continuarán allí", dijo, citado por Tasnim.

La última escalada de Damasco y sus aliados ha matado a más de 500 personas en el enclave en la última semana, según el Observatorio. Los muertos incluyen a más de 120 niños.

El gobierno sirio y Rusia niegan apuntar contra civiles. Moscú y Damasco han dicho que buscan detener los ataques con morteros que realizan militantes y hieren a decenas en la capital.

Naciones Unidas dice que casi 400.000 personas viven en Guta oriental, una aglomeración de pueblos y granjas que están sitiados por el gobierno desde el 2013. Es el único bastión rebelde grande que queda cerca de la capital.

Las dos mayores facciones islamistas en Guta dijeron que libraron combates feroces el domingo alrededor del enclave, donde las tropas han chocado con los rebeldes en semanas recientes.