Seul. Corea del Norte puede volver a atacar Corea del Sur, dijo este miércoles el jefe de espionaje surcoreano, mientras una flotilla de barcos de guerra estadounidenses dirigidos por un portaaviones abandonaba las aguas surcoreanas luego de un mortal ataque.

"Hay una alta probabilidad de que Pyongyang lance un ataque adicional", dijo Won Sei-hoon, director del Servicio Nacional de Inteligencia, en una reunión de comité parlamentario.

El ministro de Defensa surcoreano, Kim Tae-young, también advirtió sobre una "amplia posibilidad" de que Corea del Norte dirija otra provocación una vez que termine un ejercicio entre Estados Unidos y Corea del Sur este miércoles.

Won señaló que escuchas en agosto indicaron que Pyongyang se estaba preparando para un ataque en la costa oeste, diseñado para facilitar la transición del poder hacia el hijo de Kim Jong-il, reportó la agencia de noticias Yonhap.

"En agosto de este año, confirmamos el plan de Corea del Norte de atacar cinco islas en el Mar del Oeste a través de escuchas", declaró. "No esperábamos que dispare contra civiles, ya que Corea del Norte a menudo ha hecho comentarios amenazantes", agregó.

La semana pasada, Corea del Norte disparó proyectiles de artillería sobre la isla Yeonpyeong, en el primer ataque contra civiles en suelo surcoreano desde el fin de la Guerra de Corea de 1950-1953. De los cuatro muertos, dos eran civiles.

Según analistas, la ofensiva fue intento de forzar la reanudación de las negociaciones internacionales, que podrían facilitarle asistencia, o una forma de apuntalar la reputación militarista del líder entrante, Kim Jong-un.

Won dijo que el ataque se produjo mientras "crecen las quejas internas por la sucesión de una tercer generación (de la familia Kim) y se agrava la situación económica".
Kim Jong-un es el hijo menor de Kim Jong-il, que sufre problemas de salud.

China defiende a Corea del norte. China defendió rápidamente a su aliado y se negó a condenar el ataque de Corea del Norte en Naciones Unidas.
Pekín dijo el miércoles que no favorecerá a ningún bando pero quiere ayudar a resolver la disputa como "gran potencia responsable".

China, único aliado poderoso de Corea del Norte, protegió al régimen de Pyongyang de una moción de censura en el Consejo de Seguridad de la ONU por el bombardeo a la isla de Yeonpyeong, un ataque que muchos analistas creen buscó forzar el reinicio de las negociaciones para recibir ayuda.

"Nuestro objetivo general es que todas las partes ejerzan la calma y la compostura y hagan todos los esfuerzos para evitar que incidentes como estos sean recurrentes", dijo el ministro de Relaciones Externas chino, Yang Jiechi, mientras Corea del Sur planea más ejercicios militares para la próxima semana.

"Desde el intercambio de disparos entre Corea del Norte y del Sur, China ha hecho una serie de esfuerzos para evitar que la situación se intensifique y se deteriore. China decide su posición en base a los méritos de cada caso y no busca proteger a ninguna parte", dijo Yang.

Yang habló luego de que Chen Zhili, vicepresidenta de la Asamblea Nacional Popular china, se reunió con una delegación de Corea del Norte. China quiere celebrar una reunión de emergencia de las seis potencias regionales, pero la propuesta ha tenido una tibia recepción.

Un intento de Francia y Gran Bretaña para impulsar una condena del Consejo de Seguridad de la ONU al programa nuclear norcoreano y el ataque a Yeonpyeong está a punto de fracasar por la falta de voluntad de China de atribuir culpas, dijeron enviados.

Corea del Sur está planeando más ensayos de artillería, "incluso en aguas cercanas a la frontera en el Mar Amarillo (con Corea del Norte), a partir del lunes, reportó la agencia de noticias Yonhap.

Mientras el portaaviones nuclear USS George Washington abandonaba aguas coreanas rumbo a Japón, operadores del mercado petrolero dijeron que la Marina estadounidense estaba buscando un tanquero