Lisboa. El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, dijo este lunes que está preocupado por la posibilidad de una confrontación directa entre Israel y el grupo libanés Hezbollah.

Guterres sostuvo que si bien las últimas señales desde Israel y Hezbollah, que es apoyado por Irán, mostraban la voluntad de no permitir que esto sucediera, "a veces una chispa es suficiente para desatar este tipo de conflicto".

Hezbollah dijo la semana pasada que podría atacar las instalaciones petroleras israelíes mar adentro, en una nueva escalada en las tensiones entre Líbano y el Estado judío.

Diplomáticos estadounidenses han estado mediando en los nuevos conflictos entre ambos países, que también implican una disputa sobre un muro fronterizo y el creciente arsenal de Hezbollah.

"Estoy profundamente preocupado por la escalada de la tensiones, difíciles de prever, en toda la región", dijo Guterres a periodistas en Lisboa, refiriéndose también a las preocupaciones de Israel sobre varios grupos de milicianos en Siria que operan cerca de sus fronteras.

"La peor pesadilla sería si hay un enfrentamiento entre Israel y Hezbollah (...) el nivel de destrucción en Líbano sería absolutamente devastador", agregó.

El poderoso movimiento chií es parte de la coalición que gobierna Líbano. Israel considera a Hezbollah como la mayor amenaza a la seguridad de sus fronteras.

Hezbollah se formó en la década de 1980 como un movimiento de resistencia contra la ocupación de Israel del sur del Líbano. Ambos lados siguen siendo enemigos acérrimos, pero no ha habido un gran conflicto entre ellos desde una guerra de un mes en 2006.