Naciones Unidas. Invertir en las mujeres y respetar sus derechos humanos es el camino más seguro para elevar a comunidades, compañías y países, y para cumplir la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, dijo este viernes el secretario general de la ONU, António Guterres.

En sus declaraciones con motivo del Día Internacional de la Mujer, el jefe de la ONU pidió "una nueva visión de igualdad y de oportunidad para que la mitad de la población mundial pueda contribuir al éxito de todo el mundo".

Guterres dijo que la equidad de género y los derechos de las mujeres son fundamentales para abordar muchos desafíos globales como el cambio climático y el conflicto armado.

En las últimas décadas se han logrado "avances notables" en los derechos y el liderazgo de las mujeres, pero estos avances están lejos de ser constantes, y han generado una reacción violenta en un patriarcado arraigado, dijo el secretario general.

"Fundamentalmente, la equidad de género es una cuestión de poder. Aún vivimos en un mundo dominado por hombres. Nuestra cultura dominada por hombres ha ignorado, silenciado y oprimido a las mujeres durante siglos e incluso durante milenios", dijo Guterres.

La representación política de las mujeres en los parlamentos de todo el mundo es de menos de 25%. En los niveles más altos, la cifra baja a 9%. 

El Proyecto Mundial para Monitoreo de los Medios encontró que, en todo el mundo, sólo una cuarta parte de los sujetos de nuevas historias son mujeres y lo son más frecuentemente como víctimas que como líderes, dijo.

A pesar de los logros y los éxitos de las mujeres, sus voces son pasadas por alto de manera rutinaria y sus opiniones son ignoradas. De modo que incrementar el número de mujeres encargadas de la toma de decisiones es esencial, dijo Guterres.

"No debemos ceder el terreno ganado a lo largo de décadas. Debemos impulsar un cambio rotundo, rápido y radical", dijo.