Ginebra. La Organización Meteorológica Mundial ha observado en los últimos meses una pérdida récord de ozono, la capa protectora de la atmósfera que protege la vida de los rayos dañinos del sol.

"La destrucción del ozono ha alcanzado un nivel sin precedentes en el Ártico esta primavera por la presencia continuada de sustancias que destruyen el ozono en la atmósfera y un invierno muy frío en la estratosfera", dijo el organismo de las Naciones Unidas en un comunicado.